LAS REFORMAS DEL PRESUPUESTO

LAS REFORMAS DEL PRESUPUESTO

Uno de los proyectos más importantes para el saneamiento de las finanzas públicas es la reforma al Estatuto Orgánico del Presupuesto, en el que trabajó durante varios meses la mesa de concertación económica conformada por representantes de los distintos partidos después del Acuerdo Político de principios de año.

10 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Uno de los proyectos más importantes para el saneamiento de las finanzas públicas es la reforma al Estatuto Orgánico del Presupuesto, en el que trabajó durante varios meses la mesa de concertación económica conformada por representantes de los distintos partidos después del Acuerdo Político de principios de año.

Afortunadamente en este caso se logró llegar a una propuesta completa antes de que dicha Mesa entrara en crisis por el retiro de algunos de sus miembros ante la decisión del Gobierno de cambiar sus prioridades y concentrarse en la reelección presidencial relegando a un segundo plano los proyectos de reformas económicas y administrativas en que se venía trabajando.

Son tres los objetivos centrales del proyecto, que se refieren respectivamente al cuánto, el qué y el cómo del gasto público: primero, dotar al Gobierno de instrumentos que complementen la Ley de Responsabilidad Fiscal y permitan alcanzar el equilibrio de las finanzas públicas; segundo, establecer criterios y procedimientos claros para la focalización y asignación del gasto público en concordancia con el principio constitucional de prioridad del gasto social; tercero, mejorar la eficiencia y la transparencia del gasto mediante reformas en el proceso de ejecución presupuestal.

El análisis de los 118 artículos del proyecto de Ley excede con mucho el espacio de este comentario editorial, pero queremos resaltar algunas de sus propuestas que pueden llegar a significar un cambio radical en la manera de planear y ejecutar el gasto público en Colombia.

Ante todo, es fundamental la perspectiva de mediano plazo que se impone al ejercicio presupuestal. A diferencia de la situación actual en que la discusión anual del presupuesto en el Congreso se concentra en cómo financiar el faltante entre egresos e ingresos de ese año, el nuevo Estatuto exige la definición de un Marco Fiscal de Mediano Plazo, para un período de 10 años, el cual debe contener un programa macroeconómico que garantice la consistencia entre las variables fiscales, monetarias, cambiarias y el crecimiento de la economía y un análisis de sostenibilidad de la deuda pública.

En segundo lugar, la exigencia de definir criterios de prioridad en el gasto público y de empezar a asignar los escasos recursos fiscales de acuerdo a esos criterios, debe llevar a que el Presupuesto se convierta en una verdadera herramienta al servicio del verdadero objetivo central de la política económica que es el bienestar de la población. Así el Ministerio de Hacienda tendrá que preocuparse, además del control del déficit y el equilibrio macroeconómico, por la focalización y progresividad del gasto público, es decir, porque se adecúe a los principios del Estado Social de Derecho de nuestra Constitución Política.

Por estas y muchas otras razones es de vital importancia que se logre convertir en Ley el proyecto del nuevo Estatuto Orgánico del Presupuesto. Esperamos que el Gobierno y el Congreso así lo entiendan y no se dejen distraer por los afanes de la campaña electoral que ha suscitado prematuramente el debate sobre la reelección.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.