CÉLULAS MADRE PARA SALVAR A NIÑOS CON SÍNDROME DE HURLER

CÉLULAS MADRE PARA SALVAR A NIÑOS CON SÍNDROME DE HURLER

Científicos estadounidenses han usado células madre del cordón umbilical de un recién nacido para salvar la vida de niños con síndrome de Hurler, una enfermedad metabólica que causa la muerte antes de los seis años de vida.

12 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Científicos estadounidenses han usado células madre del cordón umbilical de un recién nacido para salvar la vida de niños con síndrome de Hurler, una enfermedad metabólica que causa la muerte antes de los seis años de vida.

Según un artículo de la revista New England Journal of Medicine, la administración de las células madre puede reparar gran parte de las lesiones cerebrales y orgánicas progresivas de la enfermedad.

"Las células madre del cordón umbilical parecen corregir los años orgánicos de mejor manera que las células adultas de médula ósea", manifestó la doctora Joanne Kurtzberg, jefa del Programa de Sangre Pediátrica y Trasplantes de Médula de la Universidad de Duke y directora del estudio.

Esas células tienen muchas características que crean un ambiente más favorable para la recuperación y, debido al hecho de que son inmaduras, pueden convertirse mucho más rápidamente en otras células con mejores posibilidades de reparar los daños existentes, dijo.

Los niños que padecen el síndrome de Hurler mueren antes de los seis años porque carecen de una enzima, lo que causa un deterioro progresivo del cerebro, el corazón, los huesos, los cartílagos y la córnea.

Según el estudio, las células madre umbilicales tienen esa enzima que en su reconversión detiene la enfermedad y repara los órganos y tejidos, indicó el estudio.

La médula ósea de donantes adultos también cuenta con esa enzima, pero es difícil encontrar un donante compatible y el tiempo es crucial en el tratamiento de esos niños, explicaron los investigadores.

Además, las células madre adultas no funcionan en entre el 28 y el 37 por ciento de los pacientes del síndrome.

En el estudio, un 85 por ciento de los niños que recibieron el trasplante de células madre umbilicales sobrevivió de dos a siete años, el lapso más largo conseguido hasta ahora.

Kurtzberg señaló que "la capacidad intelectual de los niños continuó mejorando después del trasplante al grado que superó la de otros niños, tres o cuatro años después de la intervención".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.