TLC, CAN Y NORMAS DE ORIGEN

TLC, CAN Y NORMAS DE ORIGEN

En la semana pasada se conocieron dos importantes decisiones con relación a las negociaciones comerciales que adelanta Colombia.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En la semana pasada se conocieron dos importantes decisiones con relación a las negociaciones comerciales que adelanta Colombia.

De una parte la Comisión de la Comunidad Andina decidió aplazar hasta el 10 de mayo del próximo año la entrada en vigencia del nuevo Arancel Externo Común (AEC), establecido desde octubre del 2002, comprometiéndose en ese lapso a profundizar la zona de libre comercio y avanzar hacia el mercado común andino.

De otra parte los Estados Unidos anunciaron que las negociaciones del tratado de libre comercio no se realizan solamente con Colombia sino también con Ecuador y Perú, pudiéndose extender también a Bolivia, por petición de los gobiernos de los países andinos.

El aplazamiento de la entrada en vigencia del nuevo Arancel Externo Común quiere decir que los países andinos adelantarán sus negociaciones con E.U. con base en diferentes niveles arancelarios, pues el actual Arancel Externo Común contempla esta situación para Bolivia, Colombia y Ecuador. De otra parte Perú no ha adquirido el compromiso de adoptar un arancel común y apenas se esta aproximando a la formación de una zona de libre comercio con los demás países andinos.

Lo anterior implica que los países andinos van a adelantar las negociaciones con E.U. como una zona de libre comercio y no como una unión aduanera y en estas circunstancias van a jugar un papel muy importante las normas de origen. Vale la pena explicar las razones de esta afirmación. La liberación del comercio se hace solamente para que beneficie a los productos originarios de los países que forman parte de un acuerdo comercial.

En la zona de libre comercio, que implica la creación de un solo territorio aduanero para los países que lo conforman pero conservando cada uno de ellos su individualidad aduanera frente a terceros países, para determinar los productos beneficiarios resulta esencial el establecimiento de normas de origen. En cambio en la unión aduanera, que además de establecer un espacio ampliado implica la adopción de un arancel externo común frente a terceros, este último complementa las normas de origen para nivelar las condiciones de competencia. En otras palabras es mejor negociar con base en una unión aduanera que con una zona de libre comercio.

En estas circunstancias resulta fundamental que las normas de origen que se negocien con E.U. establezcan no sólo un adecuado balance que reconozca las diferencias existentes entre países de diferente grado de desarrollo, sino también que permitan preservar la zona de libre comercio andina, particularmente en lo que tiene que ver con el sistema acumulativo de origen, según el cual se consideran originarios de un país miembro los materiales importados originarios de los demás países miembros. Para evitar interpretaciones ambiguas y facilitar la compresión y aplicación de las normas puede resultar conveniente establecer requisitos específicos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.