ANTES NOS ENSEÑABAN A AHORRAR :

ANTES NOS ENSEÑABAN A AHORRAR :

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

.

Recuerdan los caramelos, estampitas, estampillas, monas -o como se les llamaran en cada lugar- que todos coleccionábamos, intercambiábamos y negociábamos. Esos fueron -para la mayoría- nuestros primeros grandes negocios. Era cosa seria, realmente nos importaban las dichosas vistas y por eso las coleccionábamos, las atesorábamos, las íbamos acumulando, ahorrando.

Ahora, se mercadea comestibles y bebidas agregándoles fichas, plaquitas, cartas o "Tazos" que, según instrucciones del proveedor, sirven para apostar, es decir, para que entre los muchachos se las disputen a la suerte.

A ellos les importa, y mucho, esas pequeñas cosas. Mi hijo de 7 años llegó ayer desconsolado porque había perdido sus "Tazos" más queridos en una apuesta. Me sorprendió mucho verlo tan afectado porque había estado muy entusiasmado jugando con eso por varios días.

Cuando me explicó que normalmente ganaba y en sus términos entendí que en su pequeño caso "la ambición rompió el saco", di gracias a Dios de que hubiera perdido porque así pude aprovechar la ocasión para hacerle entender que lo que nos es más querido no se juega al azar, que lo bueno se obtiene en forma más segura y honesta trabando y que se acumula ahorrándolo, no apostándolo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.