ON OFF

ON OFF

16 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

.

ON.

Para Tatiana Ariza.

Ella siempre ha tenido madera para la presentación y, lo mejor, un estilo muy propio y difícil de imitar. Lo único reprochable, en un momento dado, era un tono de voz algo gritón, producto quizá de un deseo extremo de comunicar entusiasmo. Pero ahora en su sección Más cerca, de Caracol Noticias, se evidencia un trabajo de voz, ya no grita ni es tan aguda, habla más pausada. Incluso, maneja muy bien su postura, manteniendo su estilo informal y cálido de siempre. Además, sus informes, como el que realizó desde Nariño, son completos, ágiles y están muy bien estructurados. Tatiana sí está más cerca del televidente.

Para Angels in America.

Esta serie del canal pago HBO es algo que vale la pena ver. Además de su elenco de primera (Al Pacino, Emma Thompson, Meryl Streep), trata un tema fuerte, como es la aparición del sida con todo el impacto social y moral que esta enfermedad tuvo en las sociedades del mundo, con inteligencia y una puesta en escena excepcional. Lo dijo la misma Thompson, es algo que ni siquiera se hubiera podido hacer en el cine, por costosos, por formato, por duración. Mejor dicho, el cine en TV.

Para La noche.

Muy buena la emisión dedicada al asunto de los paramilitares en Venezuela. Un conflicto al que se le dio un cuidadoso tratamiento pero que, sobre todo, estuvo muy bien explicado y con la muy diestra conducción de Adriana Vargas, quien cada vez se consolida más como una experta en el manejo de este tipo de delicados temas.

OFF.

Para Pasión de gavilanes.

Poco convincente resultó el doble que escogieron para representar a Juan Reyes (Mario Cimarro) en la fiesta que se celebró en la casa de los Elizondo. En la escena aparecían Pepita (Lady Noriega) y el abuelo (Jorge Cao) supuestamente con el galán, quien se veía de espaldas. La peluca estaba mal puesta y su figura en general distaba demasiado del varonil cuerpo con el que el personaje ha cautivado a tanta audiencia. Una evidentísima falla de producción. (De pronto les hubiera ido mejor contratando a Mandíbula , el de los gavilleros.

Para Mesa para tres.

A pesar de que en sus capítulos iniciales esta telenovela no pintaba mal, de que Catalina Aristizábal despliega ángel, la historia ha decaído, da muchas vueltas sin un rumbo definido, no agarra por ningún lado. Mejor dicho, le falta mucho condimento para darle un buen sabor. Algo parecido a lo que sucede con el Angel de la guarda, que al principio pintaba como un relato innovador y se quedó como en el limbo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.