UNA NECESIDAD QUE CRECE PARA BIEN

UNA NECESIDAD QUE CRECE PARA BIEN

La ficción de hace 20 años, que causaba risa y asombro por la exagerada imaginación, se quedó a mitad de camino frente la exigente realidad del siglo XXI.

17 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La ficción de hace 20 años, que causaba risa y asombro por la exagerada imaginación, se quedó a mitad de camino frente la exigente realidad del siglo XXI.

Ahora los niños de preescolar aprenden con los computadores y se divierten con los juegos de video; los médicos dejaron atrás las tablas a las que sujetaban las historias clínicas de sus pacientes y las empezaron a reemplazar por las agendas electrónicas de bolsillo, las PDA o Palm, en las que anotan exámenes y medicamentos que ordenan practicar a los enfermos, así como la evolución de su estado de salud. Tecnología que ha servido para agilizar la atención médica y que ya implementó, por ejemplo, el hospital La Samaritana en Bogotá.

Estos son apenas unos esbozos de la manera como las telecomunicaciones cambiaron el mundo, la forma de pensar, de trabajar, de estudiar, de hacer transacciones y hasta de actuar de la gente.

Hace 15 años, cuando la autopista virtual de la información sorprendió, la Red Internet se abrió para enseñar, mostrar experiencias, demostrar desarrollo y agilizar el comercio en lo que se conoce como e-comerce y e-business. Todo al alcance de un computador que pasó de ser un artículo de lujo a uno de primera necesidad.

De última generación.

Los computadores, junto con los teléfonos celulares y PCS son solo la entrada a un mundo de posibilidades que agilizan muchas actividades y amplían las formas de conocimiento y entretenimiento.

Para empezar sabía que el celular también sirve para activar el aire acondicionado, la nevera, la lavadora y el horno microondas, lo que facilita adelantar las labores caseras antes de llegar a casa?.

Así es ahora la vida cotidiana del hogar, que cada vez más tiene ver con los avances en las telecomunicaciones, porque hasta los electrodomésticos hablan . Son los de última generación que se enlazan a través del sistema de red para optimizar y mejorar la calidad de vida de los consumidores.

Ahora una nevera no solo conserva alimentos, sino que también entrega información de su estado, fechas de vencimiento y cantidad que posee. Pero eso no es todo. En el mercado ya están las que cuentan con conexión a Internet para hacer investigaciones, consultar el correo electrónico y llevar la agenda, además de realizar transacciones financieras y pagar las facturas de servicios públicos.

El horno microondas igualmente entró a la era de la información y ahora se encuentran con radio incorporado y además con opción de dejar mensajes grabados para toda la familia.

Por eso tampoco está lejos el momento en que se pueda pedir un domicilio de pizza o una bolsa de leche y un paquete de pan, a través del computador. Cómo? Gracias a la proveeduría virtual, proyecto que Fenalco está liderando desde hace dos años entre los tenderos y que llegará también a conectar a los consumidores que podrán hacer compras por esta vía en la tienda de la esquina.

DESARROLLO EN TRES SIGLOS.

En 1837, el soldado William Cooke y el físico Charles Wheatstonese sembraron la semilla tecnológica para las comunicaciones. Los primeros telegramas públicos se transmitieron en 1839.

En 1876 se realizó la primera comunicación telefónica. Esta se hizo entre su inventor Alexander Graham Bell y su asistente Watson.

Más adelante, 1963 fue el año cuando empezaron a aparecer los primeros teléfonos con botones que reemplazaron a los de disco.

En 1979, laboratorios Bell desarrolló el primer teléfono móvil.

En 1983 se inauguró el primer servicio público de telefonía celular.

En 1990, el físico inglés Tim Berners-Lee, del Centro Europeo de Investigación Nuclear, en Suiza, trabajó la web mundial para obtener información contenida en los computadores de todo el mundo. El público la conoció un año después.

En 1997 se puso en marcha Wap Forum, protocolo de aplicación inalámbrica que hace que los teléfonos móviles se conecten a Internet.

En 1998 se lanzó el formato de compresión MP3 que permite bajar música de Internet.

En el siglo XXI los avances en telecomunicaciones continúan para ser aplicadas en biomedicina, educación, comercio, industria, automatización y control, entre muchos más campos de acción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.