IMAGINARIOS GLOBALES

IMAGINARIOS GLOBALES

La ciudad imaginada que llevamos en nuestras mentes domina en muchos aspectos la urbanización del nuevo milenio. Esta nueva urbanización que viene de recintos mentales como los medios o las tecnologías, se torna también objeto del arte como se verá en la próxima Bienal de Sao Paulo, cuyo texto para el catalogo sobre Imaginarios globales me ha sido encargado

17 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La ciudad imaginada que llevamos en nuestras mentes domina en muchos aspectos la urbanización del nuevo milenio. Esta nueva urbanización que viene de recintos mentales como los medios o las tecnologías, se torna también objeto del arte como se verá en la próxima Bienal de Sao Paulo, cuyo texto para el catalogo sobre Imaginarios globales me ha sido encargado.

Al examinar una enorme lista de temas y acciones globales que afectan a todos los ciudadanos del mundo, he decidió presentar tres como aquellos que agarran y por tanto sintetizan de modo determinante visiones del globo: los miedos, el cuerpo y la máquina.

El miedo a una catástrofe provocada domina los ambientes imaginarios del momento. Los imaginarios de terror superan los otros temas globales. La iconoclasia o destrucción de las imágenes como lucha en el terreno de la opinión publica, la hemos visto operando en estos días cuando descubrimos en la prensa una fotografía de una cadete estadounidense torturando a milicianos de Irak o cuando días después, en venganza, un grupo de exaltados del mismo Irak decapitan a un ciudadano estadounidense y su acción es "formateada" en video. Ambas acciones recorrieron los medios mundiales.

Asistimos también a un momento de abundancia en la representación de los cuerpos, en sus marcas e insignias, en la moda, en la publicidad, la ciencia. Los estilos juveniles que circulan por las grandes ciudades se repiten con inserciones corporales, la acción piercing penetra el cuerpo hasta en las lenguas y los ojos y hay tatuajes en los sitios más secretos de cuerpo.

El doble mecánico, el doble electrónico, el clon o la serialización de los dobles en la ciencia y en el futuro tecnológico aparecen como los ídolos del pensamiento contemporáneo. La maquina informática que crea sus propios referentes. Pero también otra maquina, la biológica, que cobra su mayor verdad en la reconstrucción del genoma humano y en el descubrimiento del DNA , sustancia que ya funciona como modelo de identificación y remplazará a la misma fotografía como un nuevo doble pero de naturaleza química.

Con origen en una investigación sobre la computación afectiva, el Instituto Tecnológico de Boston ha construido una mujer robot llamada Kistme, preparada para asumir la mímica facial correspondiente a emociones como miedo, rabia, felicidad. Además, será prevista de un canal lagrimal que le permitirá llorar sobre los males del mundo en el cual está obligada a vivir. Esa es la bella maquina del doble del futuro. Tan humana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.