GRACIAS PACHO PEÑALOZA

GRACIAS PACHO PEÑALOZA

Peñalozai nació en Ibagué el 15 de mayo de 1927. Según el escritor Carlos Orlando Pardo, con sus acciones Peñaloza se reafirmó siempre como un ejecutivo a toda marcha que jamás dejó de tener la vigorosidad de los jóvenes, a pesar de su edad. Como tampoco dejó de lado ese carácter emprendedor y pragmático, que a menudo evocaba de su padre Francisco Peñaloza Castillo, de quien siempre decía haber aprendido las mejores enseñanzas, pues se movió en el mundo de de las empresas y la industria. Fue él quien lo vinculó a los negocios cuando lo inició en el trabajo de la Fábrica de Gaseosas Tolima, hoy día parte del consorcio Postobón. Luego vendrían empresas de gas y construcción que siempre marcaron la pauta del desarrollo en la capital tolimense.

26 de junio 2004 , 12:00 a.m.

Peñalozai nació en Ibagué el 15 de mayo de 1927.

Según el escritor Carlos Orlando Pardo, con sus acciones Peñaloza se reafirmó siempre como un ejecutivo a toda marcha que jamás dejó de tener la vigorosidad de los jóvenes, a pesar de su edad. Como tampoco dejó de lado ese carácter emprendedor y pragmático, que a menudo evocaba de su padre Francisco Peñaloza Castillo, de quien siempre decía haber aprendido las mejores enseñanzas, pues se movió en el mundo de de las empresas y la industria. Fue él quien lo vinculó a los negocios cuando lo inició en el trabajo de la Fábrica de Gaseosas Tolima, hoy día parte del consorcio Postobón. Luego vendrían empresas de gas y construcción que siempre marcaron la pauta del desarrollo en la capital tolimense.

Casado con Teresa Espinosa, hace más de 30 años, padre de dos hijos, de clara ascendencia conservadora pero casado con una dama de estirpe liberal, Peñaloza estudió en el colegio de los Hermanos Maristas, hoy San Luis.

Este hombre, que siempre vestía de corbata y vivía bien informado, pues desde las cinco de la mañana se levantaba a leer los diarios, llegó por primera vez a la alcaldía de Ibagué en 1966. Sus continuos viajes al exterior le dieron una visión distinta de la gestión empresarial y de gobierno, que quiso aplicar luego en su ciudad. Iluminar las calles, construir avenidas que le dieran ese carácter de capital a Ibagué, conservar la arquitectura de la ciudad, planificar el desarrollo de la misma, alistar la ciudad para los IX Juegos Atléticos Nacionales del 70, siendo el director de obras, bajo el gobierno de Rafael Caicedo Espinosa, terminaron por darle un nuevo rostro a su ciudad.

En uno de los tantos periodos como alcalde, buscó desembotellar la ciudad con la construcción de la Avenida Ambalá, en otro, planificó la Avenida Guabinal que hoy atraviesa la ciudad en ocho kilómetros y sentó el precedente de no cobrar por esta obra valorización alguna, dice Pardo en su libro Protagonistas del Siglo XXI que realza las ejecutorias de Peñaloza.

La Avenida Ferrocarril la reanuda en otra de sus administraciones; construye la Avenida de Calambeo, prolonga La Ambalá, da al servicio la Avenida 60, hace puentes elevados, reestructura las empresas públicas, el Ibal, el relleno sanitario, la plazoleta Darío Echandía repavimenta 300 mil metros de calles en concreto y asfalto y le da a la ciudad una señal gratuita de televisión internacional, a la que los ibaguereños llamaron fTelepachoi .

Concejal de Ibagué en dos ocasiones, representante a la Cámara, gobernador bajo el mandato de Ernesto Samper, decía que su principal virtud era escuchar a la gente, pero sus más cercanos colaboradores aseguraban que era la puntualidad. Siempre advirtió, durante su campaña para la gobernación del 95 al 97, que haría con el Tolima lo mismo que había hecho con Ibagué.

De sus campañas políticas queda una frase que ningún tolimense va a olvidar:Madruguen a votar por mí que yo madrugaré el dos de enero a trabajari . Sus compañeros de trabajo también recuerdan esta:O se amoldan a mi forma de trabajar o se vani .

Obras son amores.

Dentro de las obras más importantes que Peñaloza ejecutó como gobernador del Tolima se destacan la construcción del Centro de Convenciones Alfonso López Pumarejo, ubicado en el primer piso de la Gobernación del Tolima e inaugurado en julio de 1997.

Así mismo, la restauración del Teatro Tolima en el centro de la ciudad y cuya construcción data de 1942. En su periodo, se mejoró la fachada, aumentó el número de sillas y se le adeudaron espacios para luces, foso para los músicos~ y puentes de carga.

Aunque hoy se encuentran embargados, el edificio de la Beneficencia y el de parqueaderos, también hacen parte de las obras más importantes de su gestión.

Las vías intermunicipales también fueron un punto fundamental de su trabajo y de ellas se destacan el puente sobre el Río Magdalena que comunica a Suárez con Espinal y la pavimentación de las carreteras Líbano - Murillo, Coyaima Ataco, Chaparral Rioblanco, Chaparral - San Antonio, Ibagué Rovira y Espinal Suárez.

sepelio se tiene previsto para las 10:30 de la mañana de hoy miércoles. Luego de la misa en la Catedral de Ibagué, su cuerpo será cremado en Los Olivos.

Peñalozai murió a las 5:45 de la tarde del pasado lunes, en su residencia de Bogotá, de un cáncer de páncreas.

El cuerpo sin vida de este empresario, político, dirigente social, apasionado por su trabajo y amante de las madrugadas, el golf, la lectura y la interpretación del órgano, llegó a Ibagué a las 10 de la mañana del martes, y de inmediato fue trasladado a las instalaciones del Centro de Convenciones Alfonso López Pumarejo, una de las tantas obras que entregó a los tolimenses.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.