ISRAEL DEMOLERÁ MÁS CASAS PALESTINAS

ISRAEL DEMOLERÁ MÁS CASAS PALESTINAS

El despliegue de tropas del ejército israelí que rodean la zona de Rafah, al sur de la Franja de Gaza, es el indicativo más claro del operativo militar de gran envergadura que se avecina.

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El despliegue de tropas del ejército israelí que rodean la zona de Rafah, al sur de la Franja de Gaza, es el indicativo más claro del operativo militar de gran envergadura que se avecina.

En Rafah donde más de 12.600 palestinos han sido desposeídos de sus viviendas durante los últimos tres años, según Naciones Unidas.

La expectativa, al cierre de esta edición, era la entrada a Rafah, que daría inicio a una nueva etapa en la última escalada de violencia entre israelíes y palestinos. A ojos de Israel, esta comenzó la semana pasada, cuando fueron muertos 13 de sus soldados por cargas explosivas y disparos de Hamas y Jihad Islámica.

En intercambios y en cruentos combates han muerto cerca de 30 palestinos, en su mayoría hombres armados.

Debido a la demolición ya realizada por el ejército de casi 90 casas palestinas las autoridades alegan que erapor razones de seguridadfuentes palestinas sostienen que más de mil personas han quedado sin techo.

Y aunque el ejército afirma que gran parte de las viviendas estaban deshabitadas y que de todos modos se trataba de casas desde las que se dispara hacia las tropas, se ha informado que miles de palestinos han abandonado sus respectivos hogares en la zona más caliente de los combates de los últimos días, temiendo que sean demolidos en su presencia.

El problema es que en medio de la guerra está la población civil, que en gran medida, con Rafah rodeada e incomunicada del resto de la Franja de Gaza, es rehén de ambas partes. La población palestina es rehén, por cierto, de la inminente ofensiva.

También son rehenes de los grupos radicales, cuyos miembros armados no operan desde comandancias distanciadas de la ciudad y de los civiles que la habitan, sino que atacan a las tropas y lanzan atentados en mitad de la población civil.

Laboratorios de explosivos, fundiciones de municiones y cohetes, no operan en puntos donde no pueden significar riesgo para la población, sino muy por el contrario, en medio de la misma. Se encuentran instalados en edificios en los que residen familias enteras de civiles, son a menudo blanco de operativos israelíes.

Por lo pronto, la concentración de blindados, tanques y efectivos israelíes en las inmediaciones de Rafah ha provocado el éxodo forzado de cientos de habitantes, que temen el estallido de una conflagración mucho peor que los continuos tiroteos a los que ya están casi acostumbrados en el lugar. Los que no alcanzaron a salir temen quedar atrapados en medio de la guerra.

Lo más claro es la utilización de las propias viviendas de familias enteras, tanto comode túneles subterráneos por los cuales se traslada armas desde el vecino Egipto hasta la Franja de Gaza, como de base de ataques contra las tropas.

Enmascarados armados entran a las casas, se instalan en las mismas para disparar y atraen así la respuesta del ejército a zonas en las que hay civiles. Independientemente de la visión general de la población respecto a los soldados como ocupantes y a los radicales comode liberaciónel hecho que los ataques mismos son lanzados a menudo desde sus casas, va contra los intereses de los civiles, conscientes de la problemática que ello supone en cuanto a respuestas de Israel.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.