MURIÓ ESPERANDO QUE LA EPS ORDENARA HACER EL TRATAMIENTO

MURIÓ ESPERANDO QUE LA EPS ORDENARA HACER EL TRATAMIENTO

Alguien, cuyo nombre no recuerdo, llamó para preguntar cómo iba el tratamiento de Carlos Arturo, pero le dijimos que ya había fallecido y eso como que lo sorprendió .

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

"Alguien, cuyo nombre no recuerdo, llamó para preguntar cómo iba el tratamiento de Carlos Arturo, pero le dijimos que ya había fallecido y eso como que lo sorprendió".

En esos términos María Ruth Vinasco, campesina de la vereda Fenicia de Riofrío (Valle), recuerda la vez que un funcionario del Estado le telefoneó para preguntarle si la EPS Servicio Occidental de Salud (SOS) había autorizado por fin el tratamiento a su esposo Carlos Arturo Rivera, quien padecía cáncer en los genitales.

Entre abril y noviembre del 2003, cuando falleció Rivera, él y su esposa se la pasaron de oficina en oficina en la EPS para que les dieran un visto bueno y así poder hacer la quimioterapia y la biopsia ordenadas por un médico urólogo.

En febrero de ese año, el galeno expidió la orden para que Servicio Occidental de Salud la autorizara, sin embargo, a la hora de reclamar la orden de servicios con el visto bueno, los Rivera Vinasco se encontraron con la sorpresa de que la EPS argumentaba que no había recibido la orden y por eso el procedimiento no se podía hacer.

Comenzó un tortuoso camino de verificaciones en la entidad que llegó en septiembre al médico auditor, quien señaló que no tenía conocimiento del caso del señor Rivera y los servicios que requería.

Ante la lentitud del procedimiento y angustiada por el agravamiento de su esposo, María Ruth interpuso una tutela para que los jueces obligaran a la EPS a atenderlo.

La tutela fue negada en primera instancia, a pesar de un informe que sobre la salud del enfermo hizo un juez de Riofrío: lo que (el despacho) puede verificar es que está postrado en la cama y según su información lleva cuatro meses sin poder levantarse. Manifiesta que por esta enfermedad llamada cáncer amputación de pene siente mucho dolor de día y de noche con el agravante de que como muchas veces no tiene para comprar la droga se agrava más su salud.

Los procesos.

Ese informe se hizo siete meses después de que el médico tratante ordenara el examen y, dice la Corte, no entiende por qué el juez no concedió la tutela para una persona que estaba tan grave.

"En el mes de agosto del 2003, fue hospitalizado en la Clínica de Occidente en Tuluá. Los médicos no le practicaron ningún tratamiento ni acción quirúrgica para aliviar su dolor. Desde ese tiempo estuvo en la casa padeciendo los dolores causados por su enfermedad hasta el 18 de noviembre cuando falleció", dijo la esposa a la Corte.

El tema llegó a la Corte Constitucional que aunque no podía conceder la tutela porque la persona ya había fallecido, si advierte que estos hechos demuestran el desorden administrativo en una entidad que presta servicios de salud.

"(Esa) situación no puede ser padecida por los beneficiarios del sistema que no tienen por qué asumir con su vida, como ocurrió en este caso, la imprevisión administrativa que repercute en los derechos de los usuarios", dice la sentencia del magistrado Alvaro Tafur.

La falta de atención, dice el fallo, aceleró la enfermedad de Rivera y le produjo su deceso mucho más rápido.

Por esas circunstancias la Corte pidió a la Fiscalía y la Superintendencia Nacional de Salud que investiguen las actuaciones tanto de la EPS como del la clínica y los médicos que participaron en el caso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.