E.U. DESTACA SU TRABAJO DE DD.HH. EN IRAK

E.U. DESTACA SU TRABAJO DE DD.HH. EN IRAK

Estados Unidos ayer destacó su trabajo en Irak a favor de los Derechos Humanos, pese a hacer un mea culpa público por el creciente escándalo sobre torturas a prisioneros iraquíes.

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Estados Unidos ayer destacó su trabajo en Irak a favor de los Derechos Humanos, pese a hacer un mea culpa público por el creciente escándalo sobre torturas a prisioneros iraquíes.

En el mismo reporte, acusó a los gobiernos de Venezuela, Colombia, Cuba, Haití y República Dominicana de tener un "pobre" desempeño en derechos humanos en 2003, en momentos en que su credibilidad está en crisis por las torturas de prisioneros iraquíes cometidas por sus soldados.

El informe, de 270 páginas, no menciona los abusos en la cárcel de Abu Ghraib (Irak). La razón es que fue elaborado antes de que estos se hicieran de dominio público. En cambio, paradójicamente, critica el estado "extremadamente pobre" de derechos humanos bajo el régimen de Saddam Hussein.

Al presentar el documento, cuya portada muestra a niños iraquíes sonriendo, el subsecretario de Estado, Richard Armitage, justificó las torturas de estadounidenses a iraquíes diciendo que si bien "la atención mundial está centrada en la conducta de los soldados estadounidenses en Abu Ghraib y eso es correcto no debemos olvidar lo que está en riesgo aquí y en el mundo".

"Hemos visto algunos de (nuestros) ideales e instituciones estremecerse en las últimas semanas por las revelaciones impactantes de violaciones a los derechos humanos estadounidenses en Irak", admitió Armitage. Y aseguró que en la materia Estados Unidos "se sostiene en un estándar más alto, tanto domésticamente como en relación a nuestra conducta en el mundo".

La difusión del informe fue aplazada hace dos semanas invocando "razones técnicas", pero el secretario de Estado adjunto para Democracia y Derechos Humanos, Lorne Craner, reconoció ayer que el motivo real fue el escándalo por las torturas de prisioneros iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib, que "no era el clima adecuado para divulgar ese mensaje".

Colombia, pobre labor.

Acerca del desempeño del gobierno colombiano en derechos humanos, asegura que siguió siendo "pobre", aunque "hubo mejoras significativas en algunas áreas".

"Un porcentaje crecientemente menor de los abusos totales de derechos humanos reportados fueron atribuidos a las fuerzas de seguridad; sin embargo, algunos miembros de las fuerzas de seguridad continuaron cometiendo abusos serios, incluidas muertes ilegales y extrajudiciales", agregó.

El informe acusó a los paramilitares de extrema derecha y a las guerrillas de izquierda de atacar regularmente a civiles y cometer masacres, desapariciones forzadas, torturas, desplazamientos forzosos y reclutar niños soldados.

En Venezuela, "la violencia política e intimidación contra partidos políticos opositores, los medios, grupos laborales, las cortes, la Iglesia católica y grupos de derechos humanos fueron comunes y muchas veces protagonizados por simpatizantes del gobierno, inspirados por la retórica del presidente (Hugo) Chávez y otros funcionarios del gobierno", indica.

"La policía y el ejército siguieron cometiendo numerosos abusos, incluidas matanzas extrajudiciales de sospechosos", y la impunidad, "uno de los problemas de derechos humanos más severos del país, permitió que la corrupción y la ineficiencia extrema florecieran en el sistema judicial", añadió.

El desempeño precario de derechos humanos del gobierno cubano "empeoró en 2003", dijo el informe.

Según Washington, las autoridades cubanas "de manera rutinaria siguieron acosando, amenazando, arrestando, deteniendo, encarcelando y difamando de manera arbitraria a defensores de los derechos humanos y miembros de asociaciones profesionales independientes".

En República Dominicana, los problemas de derechos humanos se agravaron por la crisis económica, mientras en Haití "oficiales políticos y civiles (del gobierno del ex presidente Jean Bertrand Aristide) estuvieron implicados en serios abusos".

El informe sostuvo que "la protección de los derechos humanos, incluidos derechos laborales básicos, necesita un continuo fortalecimiento" en América Latina, donde Estados Unidos apoyó a varias dictaduras militares, sobre todo en los años 70 y 80, con la meta de combatir el comunismo.

Lamentó la debilidad de los sistemas políticos y judiciales en la región y dijo que la "reconciliación y responsabilidad por pasados abusos, incluido el apoyo a investigaciones de derechos humanos sobre abusos durante las dictaduras militares y otros gobiernos no democráticos, siguen siendo asuntos críticos".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.