PANADERÍA: VIVITAS Y COLENDO

PANADERÍA: VIVITAS Y COLENDO

El lugar preferido por los colombianos a la hora de comprar pan, siguen siendo las tiendas de barrio, seguido por las panaderías. Los supermercados aún están lejos de alcanzarlos.

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El lugar preferido por los colombianos a la hora de comprar pan, siguen siendo las tiendas de barrio, seguido por las panaderías. Los supermercados aún están lejos de alcanzarlos.

Así lo revela un estudio sobre el sector elaborado por la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), según el cual el 55 por de los consumidores va a las tiendas, el 26 por ciento a las panaderías y solo el 18 por ciento a los supermercados.

Esto significa que por ahora las panaderías no están en vía de desaparecer ante el crecimiento de los hipermercados y que, por el contrario, cada año se abren nuevos establecimientos.

A las grandes superficies, según señala el estudio, es poco usual que el cliente vaya solo a comprar pan, mientras que a las tiendas y panaderías entra al menos dos veces al día, lo que significa 14 veces a la semana, en promedio.

En Bogotá, por ejemplo, el 50 por ciento de los compradores va a la tienda, el 34 por ciento a la panadería y 15 por ciento a los supermercados.

No obstante, para no perder su participación, los panaderos tienen como desafío elaborar un mejor producto, mejorar la gerencia del negocio e incorporar los nuevos hábitos del consumidor.

Para Fenalco, también es importante que los bancos extiendan sus microcréditos al renglón de las panaderías, pues de lo contrario será muy difícil incorporar tecnología.

Bajo consumo.

Contrario a lo que se creía, Colombia no es un gran consumidor de pan, pues el consumo por persona, en promedio al año, es de 24 kilos. Esta cifra es muy inferior a lo que consumen los chilenos (106) o los mexicanos (60). Estamos por debajo, además, de Perú, Argentina, España y Alemania.

Según Fenalco, el negocio de la panadería en Colombia se ha venido especializando, pues ya hay industrias de pan congelado que venden la masa. "Por eso las panaderías ya no necesitan comprar ingredientes ni contratar panaderos. El empleado recibe la masa cruda y luego la mete al horno", señala el estudio.

Se calcula que en Colombia hay unas 25 mil panaderías, que pueden llegar a representar el 1,6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El mercado panificador se clasifica en tres grupos: panaderías industriales y de reparto, centrales de producción y puntos de barrio.

El primero lo constituyen las grandes empresas nacionales y multinacionales que elaboran panes de larga duración para almacenes de cadena y tiendas.

En las centrales de producción se dedican a la fabricación de alimentos a gran escala, bien sean terminados o preformados. Se trata de la estrategia que utilizan los supermercados para satisfacer la demanda de puntos calientes o delikatessen. Y para lograr este objetivo, utilizan maquinaria pesada para el procesamiento en serie.

Finalmente, los puntos de barrio figuran como pequeñas industrias o establecimientos que producen pan de forma artesanal y cuentan con su propio lugar de venta. Complementan sus servicios con las especialidades de cafetería, pastelería y repostería.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.