LA INDUSTRIA DE LOS FALSOS VERDES

LA INDUSTRIA DE LOS FALSOS VERDES

A simple vista no era más que una casa campesina escondida entre las montañas de la vereda San Jerónimo. Localizarla en ese lugar del municipio de Buenos Aires, en el norte del Cauca, les llevó casi seis meses a los detectives del DAS.

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

A simple vista no era más que una casa campesina escondida entre las montañas de la vereda San Jerónimo. Localizarla en ese lugar del municipio de Buenos Aires, en el norte del Cauca, les llevó casi seis meses a los detectives del DAS.

El rastreo terminó a finales de abril cuando los investigadores encontraron en la casa una máquina silenciosa , hecha especialmente para la impresión de dólares, planchas, tintas litográficas y 5.000 billetes casi perfectos de cien dólares. Allí se producía cada mes un millón de dólares falsos.

Fue el tercer golpe del DAS a las bandas de falsificadores de dólares en este año. El hallazgo, además, dejó al descubierto una nueva modalidad de esas organizaciones que, acorraladas por la acción de las autoridades, se trastearon al campo y sellaron alianzas con guerrilla y grupos de autodefensas.

Pero la astucia de los falsificadores no tiene límite. Para burlar los controles, algunas de esas organizaciones se distribuyen las tareas y funcionan en diferentes casas.

Esta nueva estrategia fue descubierta en Cali en la madrugada del jueves pasado, cuando después de varios meses de labores de inteligencia miembros de la Dijín y el Departamento de Tesoro de Estados Unidos capturaron a 16 personas y desarticularon la que - según sus investigaciones- era la más poderosa organización latinoamericana de dólares falsos.

"Fue un golpe estructural a una de las bandas más importantes dedicadas a este ilícito", sostuvo el coronel Oscar Naranjo, director de la Dijín.

La operación hace parte de un fenómeno que ha puesto a la capital del Valle en la mira del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Según esa dependencia estadounidense, de los 500 millones de dólares falsos que se mueven en el mundo, entre 60 y el 70 por ciento se hacen en Cali. Se calcula que en esta ciudad son fabricados mensualmente unos 30 millones de billetes.

Tentáculos, a Ecuador.

Infortunadamente cada día las estrategias de estos expertos de las artes gráficas son mucho más ingeniosasprecisa Héctor Flórez, del Area Técnica de Dólares del DAS.

Las innovaciones no son solo en la producción y en sus escondites, sino también en los mercados y las rutas que emplean para llegar a Estado Unidos, dice el detective.

Actualmente, los mercados fuertes los constituyen Perú y Ecuador. En este último país la dolarización les ha permitido operar con facilidad a esas bandas, asegura Flórez.

En enero pasado, luego de la captura de una banda de falsificadores colombianos que tenían cerca de medio millón de dólares, las autoridades ecuatorianas descubrieron que se trata de una actividad que ha permitido que en Quito esté circulando una gran suma de dinero falso.

Según el funcionario del DAS, introducir los billetes falsos a esos mercados es relativamente fácil por la calidad con que se fabrican.

Eduardo Bohórquez, del departamento de Documentología y Grafología del CTI de la Fiscalía, explica por su parte que la ciudad históricamente ha albergado un buen número de tipografías y litografías, lo que habría favorecido el crecimiento de este negocio ilegal.

Lavado profesional.

"Hay que reconocer que son verdaderos profesionales, que tienen como su principal materia prima los bolívares y sucres (ahora obsoletos), moneda extranjera que lavan y convierten en dólares, especialmente en denominaciones de ciendice Bohórquez.

Aunque desde principios de la década del 80 el Servicio Secreto de E.U. y las autoridades colombianas combaten ese ilícito, fue en 1998, con las capturas de los narcotraficantes, cuando se reconoció su magnitud.

"La falsificación de dólares es una actividad que nació del narcotráfico, inicialmente por la necesidad de falsificar documentos", dice el detective Flórez.

El precio del dólar falso depende de la calidad de impresión y del papel empleado. Un billete de cien dólares puede costar entre 10.000 y 20.000 pesos, pero si entra al mercado de E.U. puede generar una ganancia hasta de 70 dólares por cada billete.

Desde 1998, cuando el DAS reforzó la lucha contra este delito, han sido incautados 41 millones de dólares falsos y más de 140 personas han sido capturadas.

Policía, Dijín y Fiscalía, que también manejan sus estadísticas, coinciden en que aunque se han endurecido las penas (oscilan entre 6 y 10 años de prisión), se requiere más mano fuerte.

FOTO.

El más reciente golpe contra los falsificadores lo dieron las autoridades en una vivienda rural del norte del Cauca.

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.