ELLAS CONQUISTAN EL HAMPA

ELLAS CONQUISTAN EL HAMPA

Nikita , una pistolera de Barranquilla que tiene por lo menos 12 muertos en su haber, podría ser la primera mujer en entrar en la galería infame de los criminales más sangrientos del país en todos los tiempos, un espacio que era monopolio absoluto de los hombres hasta hace menos de cinco años. (VER CUADRO: MUJERES CAPTURADAS)

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Nikita , una pistolera de Barranquilla que tiene por lo menos 12 muertos en su haber, podría ser la primera mujer en entrar en la galería infame de los criminales más sangrientos del país en todos los tiempos, un espacio que era monopolio absoluto de los hombres hasta hace menos de cinco años.

(VER CUADRO: MUJERES CAPTURADAS).

Nikita es hoy por hoy la delincuente más buscada en todo el Atlántico, y la más temida por la frialdad con que desciende de la moto en que va como parrillera, mira a sus víctimas a los ojos, y les descarga la totalidad de la munición de su pistola.

Casos como el de esta sicaria empiezan a hacerse comunes en Colombia, donde las mujeres están pasando de simples colaboradoras del hampa a ser protagonistas de los delitos. Tanto así que las autoridades han lanzado una alerta sobre el notorio crecimiento de la delincuencia femenina.

Según datos de la Policía Nacional, mientras que en el 2002 fueron capturadas 19.953 mujeres, en el 2003 esa cifra pasó a 28.513, lo cual supone un incremento del 43 por ciento. En los cuatro primeros meses de este año ya van 10.163 mujeres arrestadas.

Los asesinatos protagonizados por mujeres (sin incluir accidentes de tránsito) crecieron de 197 a 273 en ese lapso, lo cual significa un incremento del 38 por ciento. En los cuatro primeros meses del 2004~ya van 108 casos de mujeres acusadas de homicidio. En cuanto a hurtos las cifras de mujeres involucradas en ese delito pasaron de 23.745 a 31.709 en doce meses.

A pesar de que el universo de la criminalidad sigue siendo mayoritariamente masculino, ya que de las 265.199 personas capturadas en el 2003 el 89 por ciento eran hombres, el incremento de la delincuencia femenina tiene perplejas a las autoridades y las ha obligado a enfrentarse a un nuevo y complejo problema: construir el perfil sicológico de la mujer delincuente, algo inexistente hace tres años.

forma de matar de ellas es más calculada. Matan con una sevicia única y son más difíciles de capturar, porque se caracterizan por no dejar pistasexplica un experto criminalista del DAS que pide reserva de su nombre.

La tendencia, según el DAS, no es solamente colombiana, sino que se viene presentando en muchos lugares del mundo. Así lo sostiene también Luz Anyela Morales, profesora de sicología jurídica en la Universidad Católica.

de las hipótesis que trabajamos es que en los últimos años la mujer está incursionando en más campos, por lo que se ha enfrentado a situaciones sociales diferentes explica ella . Otra, es que históricamente la justicia ha sido más blanda con el género femenino debido a que existe un estigma de que han sido violentadas, por lo que en la mayoría de casos existe una justificación.

Crecen los casos.

Fenómenos como grupos de mujeres dedicadas al hurto o al sicariato, o inclusive bandas criminales comandadadas por una mujer empiezan a convertirse en un reto para las distintas seccionales de la Fiscalía y el DAS en el país.

Hace tres meses, por ejemplo, se produjo un crimen que no fue divulgado pero que dejó al descubierto la existencia de una posible red de pistoleras al servicio de los paramilitares.

Un empresario bogotano, normalmente custodiado por 20 escoltas, entró en un prostíbulo del centro de la ciudad que aparentemente frecuentaba. Allí se involucró con dos mujeres, quienes a pesar del fuerte dispositivo a su alrededor consiguieron sacarlo en silencio del establecimiento, lo asesinaron a bala y dejaron su cuerpo en Ciudad Montes, sur de Bogotá. Según reportes de los organismos de seguridad, las dos mujeres eran sicarias de los paramilitares que se habían disfrazado de prostitutas con el fin de asesinar al alto ejecutivo.

Otro episodio muy sonado fue el de dos jóvenes, de 19 y 21 años, que llegaron desde Medellín con el encargo de asesinar a dos hombres supuestamente vinculados a oficinas de cobro de Sanandresito de Bogotá.

El crimen, gestado al parecer dentro de una vendetta, ocurrió el pasado 2 de septiembre en una cafetería del barrio Kennedy, en el suroccidente de la capital.hicimos drogadas y por necesidadle contaron las mujeres a uno de los investigadores del DAS después de ser capturadas. Este caso está hoy en manos de un fiscal.

Así mismo, el pasado 20 de abril en Pereira otro par de mujeres (una de ellas embarazada) asesinó a tiros a El Marrano , un supuesto expendedor de droga del barrio Berlín, sector popular en el norte de esa ciudad.

Uno de los casos más conocidos de una mujer dirigiendo una banda criminal lo reporta la Policía de Manizales, donde existe un dispositivo para dar con el paradero de , la cabeza y promotora de la banda Los Millos . A esta organización criminal se le sindica de extorsión, asesinato de taxistas y tráfico de estupefacientes.

El DAS de Popayán se encuentra hace un año tras la pista de la temida banda de Las Huesitos , a la que apodaron así hace 20 años porque sus cuatro gestoras- que hoy tienen entre 40 y 50 años- son muy delgadas. Hoy, este grupo tiene unos 15 miembros, entre mujeres y niños, y se dedica al raponeo en el centro de la ciudad.

"Para no permanecer mucho tiempo en la cárcel se embarazan y el juez se ve obligado a reconocer que son mujeres lactantes y a darles detención domiciliaria", dice un funcionario del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía que pide no revelar su nombre.

Precisamente el hurto y el tráfico de estupefacientes son los principales delitos que cometen las mujeres en el país. Solo el año pasado, de las 28.513 detenidas, cerca del 26 por ciento (7.466) lo fue por hurto, seguido por tráfico, fabricación o porte de alcaloides (5.591).

Las matronas del monte.

La incursión femenina en el hampa no es solo urbana y en la delincuencia común.

El fenómeno de mujeres militantes en grupos al margen de la ley, aunque menos reciente, también va en ascenso: entre el 2002 y el 2003, las capturadas por rebelión (por tener nexos o ser miembro de grupos armados ilegales) pasaron de 78 a 362.

La lista de militantes de estos grupos la encabeza Nelly Avila Moreno, Karina , a quien el propio presidente Alvaro Uribe ordenó capturar. Según inteligencia militar, tiene 36 años y es comandante del frente 47 de las Farc, siendo la única mujer que ha alcanzado este cargo en la historia del grupo guerrillero.

A Karina se le atribuye la toma de la base militar de Mutatá (Antioquia), en 1993; está sindicada del asesinato del juez de Argelia, en el 2000; y se le acusa de cometer ataques contra patrullas de la Policía y el Ejército.

El Huila es el otro departamento con presencia importante de guerrilleras en acciones directas de guerra. Allí están Idaly Molano, La Bizcochera , y Lucero Varón, La Avispa , de 20 y 24 años respectivamente, integrantes de la columna móvil Teófilo Forero .

La Bizcochera -capturada en marzo del año pasado- está sindicada del atentado dinamitero en Balsilla, el 17 de septiembre del 2003; y a La Avispa se le imputa su participación en la toma de la base militar de Las Delicias (Putumayo) en 1996, en la que murieron 28 soldados y fueron secuestrados 60. Ella aún sigue libre.

Otras bandidas.

En los últimos años han sonado otros casos de mujeres que se han hecho famosas por sus delitos.

Por ejemplo, produjo consternación el brutal asesinato de un reciclador en Pereira en el 2001. La Policía encontró que dos mujeres menores de 16 años lo habían descuartizado y dejado incinerado en una calle de esta ciudad.

Otro caso ocurrió el 19 de abril del 2003, cuando fue aprehendida en el aeropuerto de Nueva York (Estados Unidos) una menor, de 5 años, después de que su madre, identificada por las autoridades como Myriam Conde, le había escondido en su maleta un kilo de heroína. A la mujer la capturaron y la condenaron.

Así mismo, en abril pasado fueron capturadas dos mujeres, madre e hija, en Marulanda (Caldas) sindicadas de haber secuestrado y asesinado a su ex esposo y padre.

Recientemente, en Bucaramanga la Policía detectó una banda de cinco mujeres, entre 24 y 36 años, que se dedicaban al robo de computadores en los cafés y salas de Telecom de la ciudad. Las bandidas simulaban realizar tareas académicas, distraían a los empleados y sacaban los computadores en un taxi que las esperaba.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.