TRABAJO POR AMOR AL ARTE

TRABAJO POR AMOR AL ARTE

Ser guía no es una tarea fácil. Y menos, de uno de los museos más importantes y visitados del país. Pero Juan Pineda no sabe de dificultades y se mueve como pez en el agua todos los días en el Museo Nacional de Colombia.

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Ser guía no es una tarea fácil. Y menos, de uno de los museos más importantes y visitados del país. Pero Juan Pineda no sabe de dificultades y se mueve como pez en el agua todos los días en el Museo Nacional de Colombia.

Su llegada al Museo fue casual. Un día cualquiera Pineda , como también le dicen sus compañeros de trabajo, entró al recinto buscando el cuadro de la muerte del General Santander para su trabajo de grado como historiador, una imagen que está en la sala de los Fundadores de la República, ubicada en el segundo piso. De ahí en adelante todo fue muy rápido.

Entró al programa de voluntariado del museo, cuando este llevaba un mes, en agosto del 2001. Los demás pelados no me miraban con muy buenos ojos por eso , dice. Generalmente a los voluntarios no les permiten guiar grupos grandes o dar talleres a niños y jóvenes, pero Juan, a los cuatro meses de haber empezado su capacitación, ya tenía estas responsabilidades.

Y gracias a su pilera , al año fue contratado como monitor de planta, lo que quiere decir que su trabajo ya es remunerado.

Según Juan, la tendencia actual es hacer de un recorrido por un museo algo didáctico y divertido. Es que una visita a este sitio no debe ser aburrida. Tampoco se puede venir solo por hacer una tarea para el colegio. La nueva pedagogía dice que esto es para disfrutarlo , afirma el bogotano de 24 años. Reconoce que muchas veces el discurso empieza a repetirse y se vuelve monótono. Per, para combatirlo, utilizo otras palabras o me invento una forma diferente de presentarles el museo , cuenta.

Pineda vive lejos y asegura que muchas veces sale tan cansado del museo que piensa que es mejor dejar ese trabajo. Cuando llega a la casa trabaja una hora o dos en su monografía de grado y después se acuesta, completamente agotado . Sin embargo, soy feliz aquí hasta que me atrevo a decir que he aprendido más en la universidad y cada día descubro algo diferente. Esta ha sido mi mejor escuela .

FOTO/Claudia Rubio EL TIEMPO.

En la actualidad, Juan Pineda dicta un taller a 15 jóvenes voluntarios sobre cómo dar una visita general comentada al Museo Nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.