LA GRAN APUESTA DE RALITO

LA GRAN APUESTA DE RALITO

Hoy, con un gran acto oficial y precedida por un incidente que puso de presente las inmensas dificultades que va a enfrentar, empieza formalmente a contar el tiempo para la gran apuesta del Gobierno de Alvaro Uribe: la negociación con los paramilitares.

01 de julio 2004 , 12:00 a.m.

Hoy, con un gran acto oficial y precedida por un incidente que puso de presente las inmensas dificultades que va a enfrentar, empieza formalmente a contar el tiempo para la gran apuesta del Gobierno de Alvaro Uribe: la negociación con los paramilitares.

La firme y rápida reacción del Gobierno impidió que el secuestro del ex senador José Eduardo Gnecco se volviera un obstáculo mayúsculo para iniciar desde hoy la concentración de 23 jefes paramilitares en Santa Fe de Ralito (Córdoba). Jorge 40 se vio obligado a reconocer la autoría y prometió liberarlo. Difícil creer que no hubiese medido las potenciales consecuencias de semejante violación del alto el fuego, o que creyera que se saldría con la suya. Y no es la primera. Jorge 40 ha sido responsabilizado del asesinato de docenas de indígenas de la Sierra Nevada, de la masacre de wayús en Portete y Bahía Honda y, como lo denunció la ONU, del asesinato en Valledupar del líder comunitario Jorge Luis Rodelo. Crímenes que merecerían una protesta igual de enérgica del Gobierno y que deben ser considerados inadmisibles mientras dure el proceso.

El comienzo formal de la negociación, sus dificultades e implicaciones ameritan un análisis detenido, que haremos el próximo domingo. Deben sí, señalarse las restricciones, excesivas e innecesarias, a las que hemos sido sometidos los medios de comunicación para cubrir el proceso. Quizá por el fantasma del reality del Caguán, el Comisionado ha optado por un secreto excesivo. Varios jefes paramilitares, por su parte, insisten en no dar la cara. Grave equivocación si creen que una negociación con personajes anónimos y desconocidos puede generar confianza en el país, y sería lamentable que el Gobierno los apoye en esto. Evidentemente, todo no puede ser público, pero una dosis amplia de transparencia es la condición mínima para generar esa confianza, indispensable para llevar a buen puerto este complejo proceso que hoy empieza oficialmente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.