TLC HAY QUE DISCUTIRLO ANTES DE FIRMARLO .

TLC HAY QUE DISCUTIRLO ANTES DE FIRMARLO .

La industria de carros en Colombia ha registrado una recuperación significativa en los últimos meses, pero las cifras todavía están lejos de las de mediados de los noventa.

17 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La industria de carros en Colombia ha registrado una recuperación significativa en los últimos meses, pero las cifras todavía están lejos de las de mediados de los noventa.

Y aunque sin duda para el presidente de la Compañía Colombiana Automotriz, CCA, José Fernando Isaza Delgado, es importante el resultado del negocio, es considerado como uno de los analistas más agudos y controvertidos de la realidad nacional.

Arrancan las negociaciones del TLC Cómo las ve?.

Un tratado de libre comercio no es bueno ni malo en si mismo. Creo que un TLC con Estados Unidos hay que hacerlo y Colombia debe estar insertada en el mundo global, eso no está en discusión. Es más, pienso que un acuerdo de libre comercio es mucho más unas reglas comunes comerciales y hay un componente político que es fundamental. Eso es tan así que por ejemplo el llamado Pacto Andino no solo ha sido exitoso comercialmente sino también políticamente, pues la integración de los mercados hace que se generen unas presiones convenientes del sector privado para que se solucionen otros problemas que profundizan las relaciones bilaterales. Antes del pacto Andino, Bogotá y Caracas eran ciudades muy lejanas, al punto que viajar de una a otra era todo un "camello". El Atpa o Aptdea fue exitoso y en buena parte abre las puertas para un nuevo TLC. En este acuerdo Colombia asumió unos compromisos frente a Estados Unidos y este unilateralmente otorgó unos beneficios arancelarios. No se puede decir lo mismo del G-3 pues México firmó un acuerdo con Japón que desvirtuó totalmente el acuerdo con Colombia y Venezuela. En esos términos, hay que renegociarlo.

Es un problema de negociadores?.

Un acuerdo con Estados Unidos hay que hacerlo y no negociarlo no tiene sentido, pero políticamente es delicado negociarlo. El equipo negociador del gobierno colombiano es gente seria y el ministro Botero es consciente y tiene claro su papel, pero no se pueden desconocer las presiones a las que van a estar sometidos. La polarización absurda del mundo en la que hemos caído es un punto que hace parte de las presiones y eso se expresa en temas concretos, como lo que pasó en el tema de la Corte Penal Internacional cuyo acuerdo todos celebramos, pero que Estados Unidos decidió que no se aplicara a ellos y nosotros nos tomamos siete años.

Hay debilidad política para negociar?.

Si. Nosotros tenemos una gran debilidad política para negociar con Estados Unidos en temas concretos, como en el caso de los medicamentos genéricos y patentes. Un estudio de Fedesarrollo, entidad que no se puede calificar de comunista o algo por el estilo fue muy claro al advertir el encarecimiento de precios y los problemas sobre la salud y sobre esto no hay nada. El gran argumento del costo de la investigación no es tan válido, al punto que The Economist, tampoco comunista, ha dicho que esa investigación la pagan los contribuyentes y a través de subsidios directos. El tema ni siquiera se debatió en Colombia.

El debate ha sido limitado?.

Se ha debatido el tema de los subsidios agrícolas, pero hay muchos otros. Por ejemplo, tanta libertad en el flujo de bienes pero tanta restricción en el flujo de personas es un asunto que toca con la dignidad nacional y de sus ciudadanos que debería ser parte importante en el TLC. Pero hay más: la independencia de las cortes, el respeto a los derechos en materia de inversiones, pues lo que está en juego es el futuro del país por muchos años. El TLC hay que discutirlo cuando se está negociando y no cuando ya esté firmado. Y la discusión ha sido muy pobre, incluyendo a los medios de comunicación.

A qué atribuye esa poca discusión y debate?.

Lo que ocurre es que en Colombia se ha caído en dividir a la gente entre optimistas y pesimistas como una forma de no discutir o evadir los problemas y el mundo de las armas no nos deja disentir por efecto de la estigmatización.

Está siendo muy duro con Estados Unidos?.

No. Hay cosas que son positivas. En el tema de seguridad y justicia yo no había escuchado una posición tan clara y contundente, pero a la vez tan dura con el presidente Uribe, como la del embajador de Estados Unidos, quién en un reportaje en Semana dijo que Colombia tiene todavía que lograr que la justicia se haga en las instituciones y no en forma privada y se refirió abiertamente a lo dicho por el presidente Uribe sobre falta de satisfacción con unas ONG. "Si bien estas declaraciones suyas habrían sido normales en otro país, en Colombia pueden fomentar actos de justicia privada, sin debido proceso, sin investigación, sin defensa", dijo el diplomático.

Cómo va la industria de carros en el país?.

Para un país como Colombia, una cifra de mercado potencial es de alrededor de 250.000 vehículos por razones claras de política que desestimulan a la industria. Luego de una reducción de costos y aumento de eficiencia se llegó en el país a 150.000 unidades pero la recesión de finales de los noventa hizo caer la cifra a niveles que hoy con alguna recuperación estamos en unos 95.000 carros. Ciertamente, la recesión fue un asunto que afectó el consumo en forma generalizada y no solo a los carros. Pero no solo es el desempleo abierto sino también la pérdida de calidad en ese empleo, lo que ha afectado a la demanda agregada. En el 200s se dado una mejoría importante: el mercado nacional crece 14 por ciento, la producción para abastecer el mercado 5 y las importaciones el 29 por ciento.

Cómo hacer para que la economía colombiana crezca más?.

Vamos a registrar una tasa de crecimiento promedio a la de América Latina, lo cual no es malo, pero la realidad es que necesitamos mayores tasas de crecimiento. Cómo? Si tuviéramos más estadistas manejando el gobierno y menos personas con intereses electorales inmediatos se podría diseñar planes para el país más de la coyuntura o el afán. En Colombia se ha perdido mucho tiempo porque los grandes temas no se discuten. Un solo ejemplo: el año pasado se hizo una reforma constitucional que cambió los derechos fundamentales y no se discutió.

***.

SU IMAGEN.

José Fernando Isaza es un ingeniero electricista de la Universidad Nacional, con maestrías en matemática pura y física teórica. Su recorrido por el sector público del país es muy amplio: técnico en Planeación Nacional, gerente del IFI, presidente de Ecopetrol y ministro de Obras Públicas.

Aun ahora como presidente de la CCA, que ensambla vehículos Mazda en el país, no ha abandonado su espíritu rebelde y vehemente de estudiante y no duda en afirmar que las lecturas que menos le apasionan es la gerencia o las teorías que pretenden modificar a la gente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.