IDOLOS Y EJEMPLOS: EL CASO MARADONA

IDOLOS Y EJEMPLOS: EL CASO MARADONA

Hago parte de los miles de admiradores que rogamos~porque mejorara la salud de Diego Armando Maradona. Después de Pelé (por elección personal),~ Polilla es grande en la historia del fútbol, inteligente y hábil en su cuerpo petiso. Como estaba escrito en el cartel: Diego, hoy y siempre .

14 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Hago parte de los miles de admiradores que rogamos~porque mejorara la salud de Diego Armando Maradona. Después de Pelé (por elección personal),~"Polilla" es grande en la historia del fútbol, inteligente y hábil en su cuerpo petiso. Como estaba escrito en el cartel: "Diego, hoy y siempre".

Es un ídolo. La humanidad del chip ha sustituido a los líderes, dirigentes, jefes y guías por el ídolo. Es una figura de oro. Se conoce porque aparece en los medios de comunicación o tiene, como en el caso de algunos reyes de burlas, un aparato de adulación a su servicio. Paradigmas del éxito, algunos, muchos ídolos son hacedores de grandes cosas. Hazañas deportivas, prodigios económicos, epopeyas musicales, piruetas sexuales. Pero cumplen sobre todo la misión de romper la cadena y en un corto tiempo instaurar la fantasía de la varita mágica. Algunos, muchos, tienen tras de sí el escándalo. Porque luego de producir el milagro, se halla en las raíces una trampa, un engaño mayúsculo. Otros son tristemente célebres. Pero eso parece no importar. Al fin y al cabo, el olvido no cayó sobre Caín.

Idolos no son, pues, un ejemplo. O resultan ejemplos como coladeras: llenos de huecos. No son íntegros. La integridad es una condición de quien se considera obligado a dar ejemplo, es decir, a ser referencia de su círculo, de su sociedad, de un mundo cada vez más confundido. Una persona que da ejemplo hace coherentes sus vidas pública y privada. Sabe que mucha gente atiende a sus acciones y por eso no conjuga un verbo: defraudar. No malgasta la confianza o la esperanza que se pone en él. Presta mucha atención a los jóvenes, que viven en la cuerda floja, y manifiesta como explícitas, positivas, constructivas y sobre todo auténticas sus posiciones frente a los vicios, el desenfreno sexual, el delito, la corrupción. Desde el fondo de sus principios, maneja con rigor sus apariciones públicas. Es uno solo en sus pensamientos, sus palabras, sus sentimientos y sus acciones.~Cuida sus palabras, porque la palabra es poder. Sabe rodearse de gente que~fortalece el espíritu. Espanta a los vampiros y a los parásitos. Los mantiene a raya. Y no tiene que ser famoso para ser un ejemplo: es un dirigente cívico, un director de empresa, un padre de familia, usted y yo.

La vida de Maradona se ha privilegiado al ídolo. Sus dimensiones son inabarcables, mucho más cuando se confrontan con su origen humilde. Pero el hombre que debe dar un ejemplo por esa condición se ha quedado pequeño. Perdido en el laberinto. Así las cosas, mi oración es porque si ya sanó su corazón físico, los primeros auxilios se los apliquen al alma. Que atrás quede el Maradona de las drogas, de la autodestrucción, del mal ejemplo. Y que nazca el Diego redivivo, avivado, comprometido con un propósito más grande que el escándalo. Va a necesitar otra vez la~poderosa mano de Dios. Sólo tiene que pedirla para meter el golazo de su vida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.