SÁQUELE EL CUERPO AL ESTRÉS

SÁQUELE EL CUERPO AL ESTRÉS

En la actualidad se estima que un 90 por ciento de las personas laboralmente activa y casi el 80 por ciento de la población en general sufren de alguna forma de estrés, ya sea por problemas económicos, laborales, afectivos, sentimentales o familiares.

18 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En la actualidad se estima que un 90 por ciento de las personas laboralmente activa y casi el 80 por ciento de la población en general sufren de alguna forma de estrés, ya sea por problemas económicos, laborales, afectivos, sentimentales o familiares.

A ello se suman las múltiples exigencias de la vida actual, de la sociedad de consumo y las diferentes manifestaciones de violencia, que acrecientan la posibilidad de su aparición.

Ese estrés es para muchos el origen de enfermedades psicosomáticas, es decir aquellas que tienen como base un problema de ansiedad, estrés o depresión y que hacen que se produzcan síntomas en cualquier parte del cuerpo.

Su presencia se manifiesta a través de factores como la irritabilidad, el malgenio, los cambios exagerados en el estado de ánimo ante los problemas y la disminución de la capacidad para sortearlos, la falta de concentración, el insomnio, la ansiedad, la depresión, la tendencia al llanto, el dolor de cabeza, la pérdida de la memoria, la aparición de la gastritis, el cansancio excesivo, los dolores musculares especialmente en la nuca y en la región dorsolumbar, problemas digestivos como la colitis o el síndrome de intestino irritable y problemas psiquiátricos de diversa índole.

Otro aspecto que se afecta con frecuencia es el sexual con la aparición de problemas de disfunción transitoria, imposibilitando el mantener la erección o generando pérdida del deseo sexual.

Bioenergética anti-estrés.

Contrario a la medicina alopática, la bioenergética no utiliza medicamentos que inducen al hábito ni desestabilizan al paciente.

Para el tratamiento del estrés se recurre a terapias y medicamentos antihomotóxicos y homeopáticos que cumplen con el postulado hipocrático de primero no hacer daño .

Estas terapias y medicamentos mediante su poder energético hacen que el organismo se reorganice y estabilice la energía vital del paciente, desencadenando el poder autocurativo, no sólo desde el punto de vista orgánico sino también emocional y mental.

La terapia integral antiestrés que se aplica incluye terapia general con acupuntura y electroacupuntura, terapia neural, terapia con campos magnéticos pulsantes y reflexoterapia.

Además se utilizan masajes antiestrés, y Shiatsu, y relajación consciente y subliminal como parte de las herramientas terapéuticas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.