CHINA ES UN ALIADO INESPERADO EN LA RECUPERACIÓN DE JAPÓN

CHINA ES UN ALIADO INESPERADO EN LA RECUPERACIÓN DE JAPÓN

En la tierra de los costos laborales más altos del mundo, uno no esperaría que Hitachi Construction Machinery Co. contratara más trabajadores para fabricar excavadoras. La demanda de nuevos edificios ha disminuido durante la larga crisis económica y la compañía perdió dinero en 2001, redujo su fuerza laboral y comenzó a trasladar su producción a China. (VER GRAFICO: Como buenos vecinos)

14 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En la tierra de los costos laborales más altos del mundo, uno no esperaría que Hitachi Construction Machinery Co. contratara más trabajadores para fabricar excavadoras. La demanda de nuevos edificios ha disminuido durante la larga crisis económica y la compañía perdió dinero en 2001, redujo su fuerza laboral y comenzó a trasladar su producción a China.

(VER GRAFICO: Como buenos vecinos).

Pero las dos fábricas de Hitachi Construction ubicadas entre campos de arroz a 64 kilómetros de Tokio tienen tanto trabajo que la compañía ha incrementado las horas extras y ha agregado trabajadores temporales. La producción local está a punto de superar su máximo de los 90, durante la burbuja económica de Japón. La compañía calculó que registraría un nivel récord en las utilidades del año fiscal que terminó el 31 de marzo.

Cuál es la causa de esta reactivación? China, la misma fuerza que absorbe empleos manufactureros de Japón y Estados Unidos. La gran pujanza de su economía está creando tal auge en la construcción que Hitachi Construction no puede fabricar suficientes excavadoras en China y tiene que despacharlas desde sus fábricas en Japón.

Hace sólo unos años, la compañía estaba en aprietos, dice Atsushige Ishiki, director del grupo de producción y adquisiciones. "Ahora tenemos tanto trabajo como durante la burbuja".

La recuperación de Hitachi Construction ofrece una importante lección para la gran polémica sobre el desvío de empleos a China y otros países de bajo costo. Muchos japoneses han temido durante largo tiempo que sus industrias se trasladaran a China. Durante gran parte de los 90, sus temores se hicieron realidad. Pero, recientemente, el auge de China está contribuyendo a la recuperación económica de Japón y, de hecho, creando empleos de manufactura en este país.

Asimismo, la demanda china se combina con años de recorte de costos para permitir a las compañías japonesas mantener más fabricación en su propio territorio. Las grandes fabricantes como Hitachi Construction y la gigante de productos electrónicos para el consumidor Matsushita Electric Industrial Co. son más eficientes y pueden ahora fabricar productos muy complejos de forma muy económica, tanto en Japón como en el extranjero.

Con un crecimiento promedio del 7 por ciento anual durante los últimos 10 años, China se ha transformado en un potente consumidor en el escenario mundial. También se ha convertido en una constructora gigante, especialmente a medida que se aproximan los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín. Esto genera exportaciones japonesas a China de productos químicos, cemento y vigas de acero.

Aún más importante es el aumento de la producción de las compañías japonesas en China, a medida que instalan fábricas allá para manufacturar de todo, desde celulares hasta planchas para la ropa. De los productos que las compañías japonesas fabrican en China, alrededor del 40 por ciento permanecen en la propia China, dice Koji Hiiragi, economista de UFJ Institute, un centro de estudios de Tokio.

En realidad, la mayor preocupación de los economistas japoneses en estos momentos es que un enfriamiento en China (que representaba el 79 por ciento de las exportaciones japonesas el año pasado) ponga en riesgo la recuperación de Japón.

Al igual que la mayoría de las economías avanzadas, en el largo plazo Japón está ganando empleos de servicios y perdiéndolos en las fábricas. Sin embargo, el desempleo japonés ha descendido al 5 por ciento con relación a su máximo de enero de 2003 del 5,5 por ciento. Hitachi Construction ha agregado unos 200 trabajadores (la mayoría de ellos con contratos a corto plazo) en sus dos fábricas principales, sumando un total de alrededor de 1.200. Con toda esta nueva demanda, en la actualidad el "comercio con China está produciendo probablemente una ganancia neta de empleos en Japón", dice Hiiragi, del UFJ Institute.

Panasonic Factory Solutions, una sucursal de Matsushita, también está exportando a China sin temor a que su propia empresa se vea un día reducida por la mano de obra barata en el extranjero. Los ejecutivos de Matsushita dicen que están determinados a crear empleos de manufactura en Japón para reemplazar aquellos que se desplazan al extranjero. "A medida que cambiamos la fabricación, siempre estaremos intentando hacer cosas nuevas, y producirlas en Japón", dice Yoshiaki Shigematsu, quien dirige la estrategia de ventas en China para los componentes industriales. "Si no lo hacemos, Matsushita desaparecerá".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.