GENERAL MOTORS RECIBE UNA INYECCIÓN DE GANANCIAS DE SU FILIAL FINANCIERA

GENERAL MOTORS RECIBE UNA INYECCIÓN DE GANANCIAS DE SU FILIAL FINANCIERA

Cuando de ganancias se trata, General Motors Corp. parece más un banco que un fabricante de autos. Desde 2001, la mayor parte de las utilidades de GM han venido de su división financiera, General Motors Acceptance Corp. (GMAC), y no de la venta de vehículos. Y ahora que las ganancias de las operaciones automotrices de GM en Norteamérica se han deslizado este año, Wall Street y la propia compañía cuentan con que GMAC compensará las pérdidas.

13 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Cuando de ganancias se trata, General Motors Corp. parece más un banco que un fabricante de autos. Desde 2001, la mayor parte de las utilidades de GM han venido de su división financiera, General Motors Acceptance Corp. (GMAC), y no de la venta de vehículos. Y ahora que las ganancias de las operaciones automotrices de GM en Norteamérica se han deslizado este año, Wall Street y la propia compañía cuentan con que GMAC compensará las pérdidas.

Puede que eso sea mucho pedir, particularmente en vista de los resultados negativos que podría traer un alza en las tasas de interés en Estados Unidos. Definitivamente, tanto el autofinanciamiento como los préstamos hipotecarios (los principales negocios de GMAC) serán cada vez más complicados.

Para entender esto, es conveniente echar un vistazo a la historia. En 2001, el 30 por ciento de las ganancias de GMAC de US$1.700 millones provino de su sector hipotecario y de seguros. En 2003, esa cifra se disparó al 51 por ciento sobre ganancias de US$2.800 millones.

El crecimiento de las utilidades en los negocios de hipotecas y seguros de GMAC impulsó las ganancias de la rama financiera hasta representar el 71 por ciento de las utilidades totales de GM, de US$3.900 millones, en 2003. El negocio global de automóviles de GM, valorado en US$156.000 millones, reportó ingresos de US$1.100 millones el año pasado.

En el primer trimestre, GMAC volvió a superar las ganancias de las operaciones automotrices de GM, arrojando utilidades de US$786 millones, en comparación con US$699 del mismo lapso del año anterior. Pero las ganancias del negocio hipotecario de GMAC cayeron un 32 por ciento, a US$253 millones, desde US$371 millones.

El presidente de la junta directiva de GMAC, Eric Feldstein, dijo que las ganancias que GMAC obtendrá en 2004 superarán US$2.000 millones, pero es probable que sean menores a los US$2.800 millones registrados en 2003.

Esto significa que GMAC necesitará seguir expandiendo su división de finanzas al consumidor hacia nuevos mercados. Aunque la compañía se ha expandido agresivamente a nivel global y opera en prácticamente toda Latinoamérica, ahora tiene la mira aún más lejos. "Esperamos que para mediados de este año ya estemos otorgando préstamos en China", dijo Feldstein.

El negocio estratégico de GMAC sigue siendo el autofinanciamiento, pero el reciente crecimiento de la división desató un cambio de estrategia en 2001, cuando empezó a explorar el rubro hipotecario y de seguros. Ese año, los márgenes del negocio de autofinanciamiento de GMAC se contrajeron, mientras los de hipotecas y seguros se mantuvieron.

Los volúmenes de hipotecas en E.U. podrían declinar en el futuro, pero Feldstein espera que otros sectores del negocio de GMAC sirvan para compensar.

La compañía también podría crecer más a través de sus proyectos comerciales y de desarrollo de vivienda, que incluyen desarrollo y adquisiciones de terrenos así como el financiamiento de construcciones.

Hasta ahora, GMAC ha demostrado que puede navegar de manera eficiente en los inestables mercados de deuda. A mediados de 2002, la compañía fue obligada a encontrar una manera creativa de lidiar con un aumento sin precedentes en el diferencial del mercado de bonos.

Más adelante, los inversionistas se preocuparon por escándalos como el de Enron, que empezaron a azotar a compañías con enormes concentraciones de crédito. "Realmente estábamos enfrentando el mercado de bonos más difícil que habíamos visto", dice Feldstein.

GMAC respondió al pánico suspendiendo la venta de sus bonos corporativos, y en lugar de eso decidió financiarse a sí misma empaquetando y vendiendo bonos respaldados por acciones, que a su vez eran respaldadas por la venta de autos.

Pese a su éxito, la calificación crediticia de GMAC (triple B) ha sufrido los temores de los inversionistas en torno a su división de fabricación de vehículos. GM tiene pasivos totales por US$424.000 millones, de los cuales US$268.000 corresponden a GMAC.

--------------------------------------.

General Motors recibe una inyección de ganancias de su filial financiera.

Lee Hawkins Jr.

The Wall Street Journal.

Cuando de ganancias se trata, General Motors Corp. parece más un banco que un fabricante de autos. Desde 2001, la mayor parte de las utilidades de GM han venido de su división financiera, General Motors Acceptance Corp. (GMAC), y no de la venta de vehículos. Y ahora que las ganancias de las operaciones automotrices de GM en Norteamérica se han deslizado este año, Wall Street y la propia compañía cuentan con que GMAC compensará las pérdidas.

Puede que eso sea mucho pedir, particularmente en vista de los resultados negativos que podría traer un alza en las tasas de interés en Estados Unidos. Definitivamente, tanto el autofinanciamiento como los préstamos hipotecarios (los principales negocios de GMAC) serán cada vez más complicados.

Para entender esto, es conveniente echar un vistazo a la historia. En 2001, el 30 por ciento de las ganancias de GMAC de US$1.700 millones provino de su sector hipotecario y de seguros. En 2003, esa cifra se disparó al 51 por ciento sobre ganancias de US$2.800 millones.

El crecimiento de las utilidades en los negocios de hipotecas y seguros de GMAC impulsó las ganancias de la rama financiera hasta representar el 71 por ciento de las utilidades totales de GM, de US$3.900 millones, en 2003. El negocio global de automóviles de GM, valorado en US$156.000 millones, reportó ingresos de US$1.100 millones el año pasado.

En el primer trimestre, GMAC volvió a superar las ganancias de las operaciones automotrices de GM, arrojando utilidades de US$786 millones, en comparación con US$699 del mismo lapso del año anterior. Pero las ganancias del negocio hipotecario de GMAC cayeron un 32 por ciento, a US$253 millones, desde US$371 millones.

El presidente de la junta directiva de GMAC, Eric Feldstein, dijo que las ganancias que GMAC obtendrá en 2004 superarán US$2.000 millones, pero es probable que sean menores a los US$2.800 millones registrados en 2003.

Esto significa que GMAC necesitará seguir expandiendo su división de finanzas al consumidor hacia nuevos mercados. Aunque la compañía se ha expandido agresivamente a nivel global y opera en prácticamente toda Latinoamérica, ahora tiene la mira aún más lejos. "Esperamos que para mediados de este año ya estemos otorgando préstamos en China", dijo Feldstein.

El negocio estratégico de GMAC sigue siendo el autofinanciamiento, pero el reciente crecimiento de la división desató un cambio de estrategia en 2001, cuando empezó a explorar el rubro hipotecario y de seguros. Ese año, los márgenes del negocio de autofinanciamiento de GMAC se contrajeron, mientras los de hipotecas y seguros se mantuvieron.

Los volúmenes de hipotecas en E.U. podrían declinar en el futuro, pero Feldstein espera que otros sectores del negocio de GMAC sirvan para compensar.

La compañía también podría crecer más a través de sus proyectos comerciales y de desarrollo de vivienda, que incluyen desarrollo y adquisiciones de terrenos así como el financiamiento de construcciones.

Hasta ahora, GMAC ha demostrado que puede navegar de manera eficiente en los inestables mercados de deuda. A mediados de 2002, la compañía fue obligada a encontrar una manera creativa de lidiar con un aumento sin precedentes en el diferencial del mercado de bonos.

Más adelante, los inversionistas se preocuparon por escándalos como el de Enron, que empezaron a azotar a compañías con enormes concentraciones de crédito. "Realmente estábamos enfrentando el mercado de bonos más difícil que habíamos visto", dice Feldstein.

GMAC respondió al pánico suspendiendo la venta de sus bonos corporativos, y en lugar de eso decidió financiarse a sí misma empaquetando y vendiendo bonos respaldados por acciones, que a su vez eran respaldadas por la venta de autos.

Pese a su éxito, la calificación crediticia de GMAC (triple B) ha sufrido los temores de los inversionistas en torno a su división de fabricación de vehículos. GM tiene pasivos totales por US$424.000 millones, de los cuales US$268.000 corresponden a GMAC.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.