A VECES, LA MÁS BARATA ES LA MEJOR

A VECES, LA MÁS BARATA ES LA MEJOR

En la tecnologa, como en la vida, los números no son todo. Al comparar cámaras digitales, sería de esperar que las mejores fotos provengan de los modelos más caros, o que tengan más megapíxeles, que es una medida de máxima resolución de imágenes. Pero no es así necesariamente.

23 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

En la tecnologa, como en la vida, los números no son todo. Al comparar cámaras digitales, sería de esperar que las mejores fotos provengan de los modelos más caros, o que tengan más megapíxeles, que es una medida de máxima resolución de imágenes. Pero no es así necesariamente.

Después de probar cuatro cámaras digitales de marcas parecidas para esta columna, me percaté de que las mejores fotos provenían de la cámara que tenía tanto el precio más bajo como la calificación más baja de megapíxeles.

Mi asistente Katie Boehret y yo probamos cuatro cámaras digitales esbeltas y livianas de Casio, Sony, Konica Minolta y Pentax. Se trata de modelos sencillos, lo suficientemente pequeños para llevarlos en el bolsillo, pero capaces de tomar fotografías de alta calidad. Cada cámara es un poco más larga que una tarjeta de crédito y tiene un lente de zoom óptico 3x.

Cada vez que los productos de alta tecnología se achican, sus precios se agrandan y estas cámaras no son la excepción. La más barata de las cuatro cámaras vale US$300 en Estados Unidos, mientras que la más cara cuesta US$550. En América Latina los precios tienden a ser los mismos, más impuestos y otros costos.

Todas miden alrededor de 2,5 cm de ancho, pero tienen muchas características que mantendrán contento al fotógrafo aficionado. Pueden tomar videos cortos, además de fotos, y tienen varias modalidades de filmación y configuración del flash.

Dos de las cámaras que probamos incluso siguen una tendencia que está de moda en estos artefactos digitales: tienen mayores pantallas de cristal líquido, que ocupan prácticamente toda la parte posterior del equipo.

En las pruebas, tomé principalmente fotos de interiores con cada cámara en uno de mis sitios favoritos, la tienda de puros. Katie tomó fotos de exteriores de paisajes, monumentos y gente mientras paseaba por Washington, D.C.

Las cuatro cámaras sacaron buenas fotos y decidir cuál fue la mejor sin duda depende de un juicio subjetivo. Sin embargo, tras comparar fotos similares de las cuatro cámaras, unas junto a otras, en la pantalla de una computadora, Katie y yo pensamos que las imágenes de la Konica Minolta Dimage Xg, que en E.U. cuesta US$299, eran las mejores.

Las fotos de la Dimage no sólo ofrecen detalles más nítidos, sino también tienen un color más preciso, tanto en interiores como en exteriores, en diversas condiciones de iluminación.

La Dimage Xg sucede al modelo Dimage Xt y se acaba de presentar en la convención de la Asociación de Mercadeo de Fotografía en Las Vegas.

La cámara, que debe empezar a distribuirse a nivel mundial a inicios de marzo, tiene una vida de batería superior y su pantalla es ligeramente más grande que la de su predecesora.

Irónicamente, la Dimage no sólo es la más económica de las cuatro cámaras que probamos, sino que tiene la menor calificación de resolución, con 3,2 megapíxeles.

La Casio Exilim EX-Z4U, que por ahora sólo está disponible en América del Norte, tiene una clasificación de cuatro megapíxeles.

La Pentax Optio S4, que ya se comercializa en América Latina, llega a los 4,2 megapíxeles por US$349,95 en E.U., al paso que la Sony Cyber-shot DSC-T1, que se vende por US$549,99 en E.U. y también está disponible en América Latina, asciende a los cinco megapíxeles.

Los megapíxeles han pasado a ser un poco como la velocidad de los chips en las computadoras. Un grado más alto podría significar en teoría una mejora, pero para el usuario medio, la ventaja podría ser irrelevante.

Para la mayoría de las fotografías familiares y de vacaciones, bastan 3,2 megapíxeles, incluso para las fotografías de hasta 8 x 10 y para visualizarlas en el monitor de una PC.

La razón principal para comprar una cámara de cuatro o cinco megapíxeles es si uno tiene que hacer muchos recortes y edición en las fotos, y sobre todo si también piensa hacer copias impresas ampliadas de las imágenes corregidas. Si no se propone hacer eso, 3,2 megapíxeles son más que suficiente.

Otro factor importante es la velocidad de puesta en marcha. Si la cámara demora en estar lista, usted puede perder la oportunidad de hacer fotografías. Tanto la Sony Cyber-shot como la Konica Minolta Dimage Xg no demoran mucho.

En apenas un segundo, ambas estaban funcionando y listas para fotografiar. Pero a la Casio y a la Pentax les llevó medio segundo más quedar listas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.