DISTURBIOS EN CARTAGENA Y BOGOTÁ

DISTURBIOS EN CARTAGENA Y BOGOTÁ

Cartagena y Bogotá fueron escenarios de disturbios durante el paro convocado ayer por la centrales obreras del país en respaldo a la huelga de la USO y en protesta por las conversaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) y el proyecto de reelección presidencial.

19 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Cartagena y Bogotá fueron escenarios de disturbios durante el paro convocado ayer por la centrales obreras del país en respaldo a la huelga de la USO y en protesta por las conversaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) y el proyecto de reelección presidencial.

Mientras en estas dos ciudades se presentaron más de cincuenta lesionados, en enfrentamientos con la policía, en las demás capitales del país las marchas se realizaron en completa normalidad.

El sitio más crítico fue Cartagena, donde el Gobierno colombiano discute con Estados Unidos los alcances del TLC. (Ver sección económica).

A esta capital llegaron, en buses, manifestantes de Barranquilla, Santa Marta, Montería, pueblos de Antioquia y hasta delegaciones de los municipios bolivarenses de Arjona y Turbaco.

Los problemas se presentaron a las 2:30 de la tarde, cuando la marcha iba a salir del monumento de los Zapatos Viejos, en Chambacú, hacia el Centro de Convenciones, sede de las conversaciones del TLC.

Los manifestantes se enfrentaron a la policía con piedras y estos les respondieron con bolillo y gases lacrimógenos.

Ayer no había claridad sobre cómo empezaron los disturbios, en los que además fueron atacadas a piedra la subestación de Policía del sector, así como las instalaciones del denominado Parque de la Comida Caribe, que aún no ha sido inaugurado, y una supertienda Olímpica.

Unas 50 personas, entre marchistas, periodistas y agentes de la Fuerza Pública, resultaron lesionados. Dentro del grupos de heridos y golpeados están el reportero gráfico de la AP, Javier Galeano, quien recibió una pedrada en la cabeza; el periodista y el reportero de El Universal, Aníbal Therán Tom y Oscar Díaz; y el reportero gráfico de El Heraldo, Wilfred Arias.

"Esta era una marcha pacífica, pero la represión de la Policía degeneró en hechos violentos", dijeron la senadora Piedad Córdoba y el ex alcalde de Barranquilla Bernardo Hoyos Montoya, quienes juntos con los representantes Gustavo Petro Urrego y Venus Alberto Silva, acompañaron a los manifestantes.

La senadora Córdoba calculó en 15 mil el número de personas que gritaba consignas contra la reelección de Uribe, pero un vocero de la Policía manifestó que no pasaban de 5 mil.

El comercio en Cartagena cerro sus puertas al mediodía como medida preventiva, y el servicio del transporte urbano no circuló en el centro amurallado.

El lunes como medida preventiva, el alcalde Alberto Barboza expidió un decreto que restringía las manifestaciones públicas por razones de seguridad. Ayer los organizadores de la marcha, las centrales obreras, se reunieron con el mandatario para que revocara la medida, pero no se logró ningún acuerdo.

En Bogotá también se presentaron problemas de orden público durante la jornada, donde un policía y un estudiante herido.

En la capital las marchas salieron de la avenida 19, la avenida El Dorado y la carrera Séptima. Y a la Plaza de Bolívar llegaron cerca de 4.000 manifestantes.

La jornada se caracterizó por los enfrentamientos entre estudiantes y Fuerza Pública en las universidades Pedagóigca y Nacional. En esta última, un agente antimotines y un estudiante resultaron lesionados. También hubo enfrentamientos aislados durante el ingreso de la manifestación a la Plaza de Bolívar, pero el incidente no pasó a mayores.

Según voceros de la manifestación, unas 10.000 personas participaron de las marchas, entre ellas 3.800 provenientes de fuera de la capital. De ellas, 320 arribaron del departamento del Huila, 1.200 del Meta, 150 de Boyacá y 180 del Tolima.

Las principales arengas estaban dirigidas contra el inicio de negociaciones por el TLC, la reelección del presidente Uribe, la huelga en la USO y la política educativa.

El caos vehicular se apoderó de vías principales de la ciudad como la calle 72, la carrera 30, la avenida El Dorado y la carrera 11.

También se presentaron algunos desórdenes frente a la sede de la Universidad Nacional en Palmira, donde fueron quemadas llantas y lanzadas algunas papas explosivas .

Y en Pasto, Andrés Ceballos, camarógrafo del canal RCN, fue agredido por agentes de policía en momentos que filmaba la forma como un manifestante era retenido e introducido a la fuerza en un camión, en hechos ocurridos en la Plaza de Nariño.

En otras ciudades el paro se realizó en completa normalidad, con arengas contra el gobierno y pancartas.

En Barrancabermeja (Santander), uno de los epicentros de la huelga que adelanta desde hace 27 días la Unión Sindical Obrera (USO) contra Ecopetrol, salieron a las calles cerca de 5 mil personas desde las 7 de la mañana hasta la 1 de la tarde.

El comercio del puerto petrolero cerró las puertas en un 60 por ciento, el transporte de servicio público estuvo restringido y no hubo clases en colegios y escuelas del sector oficial.

También se realizaron marchas en Medellín, donde salieron a las calles cerca de cuatro mil trabajadores; en Pereira, donde pese a la lluvia marcharon unas mil personas y en Manizales, donde protestaron cerca de tres mil sindicalistas.

En Cali, Cúcuta, Buenaventura y Popayán se realizaron pequeñas marchas por las principales calles.

Se afectaron las clases.

La Federación Colombiana de Educadores (Fecode) informó que el 80 por ciento de los afiliados a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), especialmente los profesores, atendieron la orden de paro.

"Fueron importantes las movilizaciones queáse realizaron en Barrancabermeja, Cartagena y Bogotá. En la capital hubo un 90 por ciento de participación", aseguró Bertha Rey, tesorera de la agremiación.

Rey dijo que los niños estudiaron hasta las 10 de la mañana y después algunos de décimo y once acompañaron a los maestros, quienes les explicaron las razones de la movilización.

Por su parte, la viceministra de Educación, Juana Díaz, aseguró que solo en algunas ciudades de la costa Atlántica se reportó el cese de actividades académicas.

Recordó a los secretariosáque tienen la obligación de informar sobre los profesores que no trabajaron para que no se les pague ese día. El lunes, el Ministerio expidió una directriz en la que recordaba que el decreto 1647 de 1967 prohíbe remunerar por servicios no rendidos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.