TEMPESTAD EN VASO DE AGUA

TEMPESTAD EN VASO DE AGUA

Toda una tempestad desataron los exaltados anuncios del presidente de la Dirección Nacional Liberal, Camilo Sánchez, en el sentido de que sancionará a algunos senadores de su partido por haber votado a favor del proyecto de reelección presidencial inmediata. Trece representantes del oficialismo, entre los cuales se destacan por su trayectoria en esa colectividad Luis Guillermo Vélez y José Renán Trujillo (a quienes la DNL ya les retiró la vocería oficial en algunas instancias) quedaron en manos del tribunal disciplinario que, a partir de mañana y después de escuchar sus descargos, podría adoptar penitencias que van desde una amonestación hasta la expulsión. En caso, desde luego, de que se demuestre que violaron los reglamentos internos.

19 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Toda una tempestad desataron los exaltados anuncios del presidente de la Dirección Nacional Liberal, Camilo Sánchez, en el sentido de que sancionará a algunos senadores de su partido por haber votado a favor del proyecto de reelección presidencial inmediata. Trece representantes del oficialismo, entre los cuales se destacan por su trayectoria en esa colectividad Luis Guillermo Vélez y José Renán Trujillo (a quienes la DNL ya les retiró la vocería oficial en algunas instancias) quedaron en manos del tribunal disciplinario que, a partir de mañana y después de escuchar sus descargos, podría adoptar penitencias que van desde una amonestación hasta la expulsión. En caso, desde luego, de que se demuestre que violaron los reglamentos internos.

Se trata de una tempestad en un vaso de agua. Porque, si bien el presidente de la DNL tiene argumentos sólidos de tipo formal los renovados estatutos que buscan ordenar los métodos de trabajo- y hasta conceptual- un partido debe asumir posiciones conjuntas sobre los grandes temas- , sus decisiones chocan contra la realidad política. Sobre todo en un partido que se ha caracterizado por su falta de disciplina y coherencia, por su tradicional apego a las operaciones avispa y por su rechazo a la disciplina para perros .

Otra cosa es que, a mediano plazo, el sistema político esté evolucionando hacia la creación de partidos más organizados. La reforma política del año pasado, que entrará en vigencia en las próximas elecciones, sancionará a los partidos minoritarios, exigirá umbrales para conservar la personería jurídica y establecerá obligaciones en materia de orden, como la de presentar listas únicas. En desarrollo de esa misma reforma, el jueves pasado el Senado aprobó una ley, que ahora pasa a la Cámara, según la cual el trabajo parlamentario se debe realizar por bancadas a partir del 2006, en el Congreso de la República, y en forma inmediata en los concejos y asambleas. Es decir, con vocerías únicas, obligación de votar según las decisiones mayoritarias del grupo parlamentario y con castigos para quienes se aparten de ellas (pérdida del derecho al voto, por ejemplo).

Bajo esa ley, presentada por las mesas directivas tanto del Senado como de la Cámara, donde tienen asiento congresistas de diversas tendencias, la conducta de los senadores liberales que se apartaron de la línea oficial en el crucial asunto de la reelección estaría prohibida y sería susceptible, en consecuencia, de sanción.

El proyecto que reglamenta las bancadas es positivo para combatir el desorden del Congreso, fortalecer los partidos y mejorar el nivel del debate. Establece procesos excepcionales para disentir, cuando se apela a razones de conciencia, y mecanismos de discusión amplios y democráticos dentro de cada bancada, previos a la decisión colectiva. Todo un cambio en la dirección que siguen los congresos de las democracias desarrolladas. Pero que requiere la adopción de una cultura política diferente, colectiva y ordenada, que rompería con el pasado de lentejismo y transfuguismo (trasteos constantes de un partido a otro). Una transformación conveniente, pero que necesita más, mucho más, que unas sanciones con inevitable sabor revanchista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.