DE LA TRAGEDIA AL FRENESÍ

DE LA TRAGEDIA AL FRENESÍ

Manda cáscara! Aunque sea cierto que miembros de nuestras fuerzas de seguridad otra vez hayan incurrido en violaciones, según denuncian los Estados Unidos en su informe anual sobre derechos humanos, hay que pedirles rápidamente que se miren en un espejo. Aquí no cabe decir que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Viga es una miga! Con lo que no han topado es con esos maderos largos y gruesos que los soldados gringos les metían a los iraquíes por todos los orificios de su cuerpo, como la más flagrante muestra de penetración humillante e indigna. * * * * La bomba contra un tren que llegaba a la estación de Atocha y que causó hace dos meses la más espantosa tragedia terrorista en España, ejecutada por un grupo islámico fundamentalista, en modo alguno ha empañado las expectativas sobre lo que sin duda será la boda del año el próximo 22 de mayo entre Su Alteza el príncipe Felipe de Borbón y doña Letizia Ortiz, una ex presentadora de noticias de televisión.

19 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Manda cáscara!.

Aunque sea cierto que miembros de nuestras fuerzas de seguridad otra vez hayan incurrido en violaciones, según denuncian los Estados Unidos en su informe anual sobre derechos humanos, hay que pedirles rápidamente que se miren en un espejo. Aquí no cabe decir que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Viga es una miga! Con lo que no han topado es con esos maderos largos y gruesos que los soldados gringos les metían a los iraquíes por todos los orificios de su cuerpo, como la más flagrante muestra de penetración humillante e indigna.

* * * *.

La bomba contra un tren que llegaba a la estación de Atocha y que causó hace dos meses la más espantosa tragedia terrorista en España, ejecutada por un grupo islámico fundamentalista, en modo alguno ha empañado las expectativas sobre lo que sin duda será la boda del año el próximo 22 de mayo entre Su Alteza el príncipe Felipe de Borbón y doña Letizia Ortiz, una ex presentadora de noticias de televisión.

Está bien que, pese a destellos folclóricos, los españoles celebren con toda la pompa tal idilio real. Esta monarquía ha sido, con Su Majestad el rey Juan Carlos- pura sangre genuino y, de contera, muy hormonado y testiculado , según dicen- , políticamente significativa y saludable para la estabilidad de su democracia.

Además de esa estimación general que existe por la realeza española, es interesante lo que va a suceder: el príncipe Felipe Juan Pablo y Alfonso de Todos los Santos se casa con una plebeya, es decir, con una fiel exponente de la clase media española, hoy más que nunca boyante.

Lo que sí resulta increíble es que en Colombia existan mentes tan reaccionarias como la de un señor Carlos Albán Benavides, quien, en pleno siglo veintiuno, se atreve a escribir y pensar cosas como las siguientes: Y, como realista pastuso, rechazo a la prometida del príncipe Felipe porque la misma tradición tantas veces invocada nos dice que las reinas de España se conservaron puras e intactas hasta el matrimonio siguiendo los dictados de castidad de nuestra santa Religión Católica o, al menos, supieron aparentarlo, como la reina amante de Godoy, y la tal Letizia que por otra parte no es ni ha sido nunca princesa, como quienes la precedieron en la marcha hacia la Corona- ya viene toda divorciada y trasegada. Además, cuando estuvo en Colombia anduvo de farra todo el tiempo . (El Nuevo Siglo, 11 de diciembre del 2003.).

Pues bien. La tal Letizia de que habla este troglodita probablemente será la próxima reina de España, con todos los peros e impedimentos que le pone el tal Albán. Se trata en efecto de un matrimonio revolucionario porque es muy posible que, más temprano que tarde, cuando fallezca la reina Sofía, será Letizia la que ocupe su puesto, sin que corra sangre azul por sus venas. De ahí que las mujeres españolas quieran vestirse todas con réplicas, a distintos precios, del sastre blanco de Armani que lució la prometida del Príncipe en la pedida de mano.

Lo que sí parece anacrónico son todos esos obstáculos y talanqueras que al emparentar con la Corona la feliz Letizia tendrá que soportar. Pobre o feliz? Lo digo porque ya comienzan a verse ciertas discriminaciones- machistas cuando no étnicas- , como la señal que le envió la directora de la empresa Protocolo Empresarial: Doña Letizia debe aprender a pasar a un segundo plano ...]. Es el Príncipe el que ocupa el primer plano . Aunque eso es lo de menos, pues el machismo español ha sido por tradición bastante gráfico. Hasta el extremo de que en un automóvil los hombres se hacen siempre adelante y las mujeres van en la parte de atrás, como cualquier paseo bugueño.

Lo más grave y doloroso para el bolsillo es que Letizia Ortiz ya firmó un documento de capitulaciones antes de su matrimonio. Y, en caso de divorcio, perderá el título de Princesa de Asturias y el tratamiento de Alteza Real. Si hay separación, Letizia recibirá una pensión del Estado español, pero nada más.

Dónde están las feministas protestando? Hasta ahora no he visto el primer artículo de Florence Thomas contra ello, ni tampoco ningún pronunciamiento de Salud Hernández, tan monarquista como independiente. Aún más. Letizia no podrá volver a trabajar (mucho menos en TV) ni a cometer las locuritas de antes. Ni a exhibir su fogoso talante. En el futuro, será una esposa fiel, completamente marcada por la etiqueta y resignada por las nuevas circunstancias, condiciones ajenas a su temperamento travieso y a su chispeante vocación de periodista.

- Todo sea por la venerada Corona! Entre tanto y aunque según Pambelé es mejor ser rico que pobre y sano que enfermo- , Letizia Ortiz ha renunciado a su autenticidad, a cambio de encarnar algún día la unidad hispánica en su más alta expresión. Como diría Guillermo León Valencia cuando nos visitó De Gaulle: Y que viva España!.

posgar@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.