ISRAEL NO DETIENE LA DESTRUCCIÓN

ISRAEL NO DETIENE LA DESTRUCCIÓN

En medio de una unánime condena mundial, el ejército israelí continuó ayer con su operación Arcoiris en el campo de refugiados palestinos de Rafah, dejando al menos 20 muertos, entre ellos dos niños.

19 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

En medio de una unánime condena mundial, el ejército israelí continuó ayer con su operación Arcoiris en el campo de refugiados palestinos de Rafah, dejando al menos 20 muertos, entre ellos dos niños.

Helicópteros israelíes atacaron ayer con misiles y ametralladoras este campamento de refugiados, mientras registraban las casas en la mayor ofensiva israelí en Gaza en años.

En total, 34 palestinos han muerto en Rafah y decenas de casas han sido destruidas, dejando a un millar de personas sin techo desde la muerte de cinco soldados israelíes el 12 de mayo en un ataque palestino contra su vehículo blindado.

Según el ministro israelí de Defensa, Shaul Mofaz, esta operación bautizada Arcoiris y nubes no tiene un límite de tiempo y su objetivo no es derribar casas sino "dificultar el contrabando de armas" a través de túneles que cruzan la frontera con Egipto.

El ejército israelí afirma que la finalidad de la operación es destruir esos túneles y ampliar una zona de seguridad que controla a lo largo de la frontera con Egipto. Helicópteros israelíes sobrevolaron a baja altura la ciudad y el campo de refugiados disparando algunos misiles y ametrallando a hombres armados, según testigos.

El presidente estadounidense, George W. Bush, consideró "inquietante" la violencia en la Franja de Gaza, ante una asociación estadounidense proisraelí de Washington. Y además dijo que pedirá explicaciones a su contraparte israelí por la avanzada.

Pero el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, indicó ayer que Washington "comprendía" las explicaciones brindadas por las autoridades israelíes para justificar esa operación.

Por su parte, el ministro británico de Relaciones Exteriores, Jack Straw, afirmó que esas demoliciones son "inaceptables" y aseguró que su gobierno está "completamente opuesto" a ese tipo de medidas.

El presidente de la Autoridad Palestina, Yasser Arafat, afirmó que la operación israelí es una "gran masacre" e instó a la comunidad internacional a que intervenga para ponerle fin. "Lo que ocurre en Rafah es una gran masacre planificada. Las muertes, la destrucción (de casas) y el desplazamiento (de población) que se están produciendo no pueden ser tolerados ni por los palestinos, ni por la comunidad internacional", declaró en Ramala.

El ministro encargado de las Negociaciones, Saeb Erakat, denunció "los crímenes de guerra" cometidos por el ejército israelí y pidió una intervención internacional.

Las operaciones israelíes contra Gaza recibieron ayer el apoyo de los tribunales, que rechazaron una apelación de 45 palestinos contra la amenaza de destruir sus casas en Rafah. Ellos habían interpuesto un recurso ante el Tribunal Supremo de Israel para evitar las demoliciones, que fue finalmente rechazado.

Más de mil palestinos se han quedado ya en la calle en esa localidad después de que el ejército derribó 88 viviendas estos últimos días, declaró el domingo la Agencia de las Naciones Unidas para la Ayuda a los Refugiados Palestinos (Unrwa).

FOTO.

CON RETROEXCAVADORAS y maquinaria pesada las tropas israelíes continúan demoliendo casas en Rafah, con el fin de dejar sin refugio a presuntos terroristas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.