TLC: NEGOCIACIÓN CRUCIAL

TLC: NEGOCIACIÓN CRUCIAL

Comienza mañana en Cartagena la negociación del acuerdo comercial entre Colombia y Estados Unidos. Será un proceso interesante, delicado -con grandes beneficios potenciales pero no exento de riesgos, en el que nuestro país se juega buena parte de su futuro económico.

17 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Comienza mañana en Cartagena la negociación del acuerdo comercial entre Colombia y Estados Unidos. Será un proceso interesante, delicado -con grandes beneficios potenciales pero no exento de riesgos, en el que nuestro país se juega buena parte de su futuro económico.

Vale la pena ratificar en vísperas de la primera ronda lo que hemos sostenido desde cuando se planteó por primera vez la posibilidad de este Tratado de Libre Comercio (TLC). Estamos convencidos, después de haber analizado las experiencias de otros países y de haber estudiado los argumentos a favor y en contra del TLC, que este acuerdo es la gran oportunidad que tiene Colombia para crecer a tasas superiores al 5 por ciento anual, de manera sostenida, del PIB que es indispensable para sanear las finanzas públicas, generar empleo, conseguir divisas y obtener recursos tributarios adicionales para hacer grandes abonos a la enorme deuda social acumulada.

El acceso en buenos términos al rico mercado estadounidense -285 millones de consumidores, con ingreso per cápita de casi 35 mil dólares -le abre inmensas posibilidades de desarrollo a los empresarios nacionales- y a los extranjeros que decidan montar o ampliar sus negocios en Colombia como plataforma para penetrar los mercados gringos (lo cual implica que además de los frutos comerciales, es muy probable que el país se favorezca con la llegada de abundante inversión extranjera).

Es cierto que, como es apenas natural en toda negociación, habrá perdedores -empresas que no logren volverse competitivas en ciertos sectores donde haya desventajas comparativas (uno de los objetivos del gobierno debe ser el de minimizar esos posibles perjuicios), pero no nos cabe la menor duda de que sumando y restando los impactos el saldo será ampliamente positivo para la inmensa mayoría de los colombianos.

Sobre el proceso de negociación en sí, hay confianza en que el gobierno y el sector privado harán un buen papel. El jefe de la negociación, Hernando José Gómez, con el apoyo del Ministro de Comercio Exterior -Jorge Humberto Botero, con la colaboración de los gremios de la producción, y con un equipo de muy alto nivel que cuenta con muy buena formación, experiencia y herramientas sofisticadas, es garantía de profesionalismo y transparencia. Estamos en buenas manos, no habrá improvisación ni superficialidad, se defenderá la conveniencia nacional sobre los intereses particulares.

A pesar de que la negociación reviste gran complejidad técnica, creemos que en última instancia lo que definirá qué tan bien resulte el proceso depende de la voluntad política de E.U. Las concesiones que haga esa nación tendrán un impacto mínimo en su economía, mientras que por el contrario- todo espacio que se gane a favor de Colombia repercutirá favorablemente en nuestra economía. Lo cual implica que si de verdad E.U. quiere contribuir significativamente al fortalecimiento de nuestra democracia, a nuestro progreso social, a la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la corrupción, un TLC generoso con Colombia es el mejor instrumento para lograrlo. Pensamos que así bien lo comprende la administración Bush y el congreso estadounidense. Razón por la cual somos optimistas sobre el resultado final de la negociación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.