SE ESFUMARON 14 PARTIDOS

SE ESFUMARON 14 PARTIDOS

Algunos interpretan la desaparición de 14 partidos políticos como una medida antidemocrática y un golpe al pluralismo. Es lo que piensan, por supuesto, las cabezas de los grupos cuya personería jurídica fue cancelada anteayer por el Consejo de Estado, que salieron a rasgarse las vestiduras.

20 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Algunos interpretan la desaparición de 14 partidos políticos como una medida antidemocrática y un golpe al pluralismo. Es lo que piensan, por supuesto, las cabezas de los grupos cuya personería jurídica fue cancelada anteayer por el Consejo de Estado, que salieron a rasgarse las vestiduras.

La realidad es que el fallo del Consejo de Estado es acertado y oportuno. Se ajusta al espíritu de la reforma política aprobada el año pasado y favorece, en lugar de desprestigiar, el carácter democrático del régimen. Colombia había llegado a la caricaturesca situación de tener 72 partidos políticos con personería jurídica, financiación estatal y acceso a la televisión en igualdad de condiciones para todos. Un verdadero galimatías que confundía la competencia, debilitaba la representatividad y golpeaba la credibilidad ciudadana. En democracias avanzadas se fortalece el carácter democrático del sistema político distribuyendo los recursos estatales en forma proporcional a las fuerzas políticas. La democracia, al fin y al cabo, es un sistema que se basa en la conformación de mayorías. Y no en el fomento de ambiciones individuales y partidos unipersonales, basados en la capacidad clientelista de sus líderes.

En la medida en que comience a aplicarse la reforma constitucional del año pasado, los requisitos para formar partidos - y mantenerlos- serán más rigurosos: umbral de 2 por ciento y representación en el Congreso, por ejemplo. Exigencias mínimas para acabar con los folclóricos partidos de garaje . Pero tanto el legislador como el Consejo Nacional Electoral fueron tímidos a la hora de definir a partir de qué momento rigen las nuevas reglas, y algunas fueron pospuestas hasta las elecciones del 2006.

El Consejo de Estado, sin embargo, consideró que si ya está vigente la obligación de que los partidos tengan presencia en el Congreso, deben perder la personería quienes carezcan de ella. Y canceló la de 14 movimientos de mínima visibilidad. Un paso correcto, en la dirección correcta, de depurar el sistema partidista, que debería estar compuesto por un número menor de colectividades. Pero más significativas, más democráticas en organización interna y más representativas de grandes y diversas tendencias sociales.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.