PROTESTA CONTRA LA PROTESTA:

PROTESTA CONTRA LA PROTESTA:

Señor Director:

20 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Señor Director:.

En el momento en que escribo esta carta han sido desalojados de la Universidad Nacional más de 20.000 personas que allí desarrollaban sus actividades con normalidad, debido a los disturbios motivados por un grupo de personas, que en número no sobrepasan el uno por ciento del total de gente que trabaja en la Universidad (administrativos, estudiantes y profesores). Esta carta es una protesta contra la protesta violenta de personas anónimas, de las que no se sabe nada, con las que no se puede hablar porque son fantasmas, y que son las que perjudican la imagen de la Universidad y que hacen daño a la ciudad al fomentar una violencia absurda.

Protestar no es mala educación, cuando las cosas están mal. Protestar es un deber; eso estoy haciendo. Pero creo que la solución a los problemas cotidianos es cuestión de actitud, que cada quien haga de la mejor manera lo que le corresponde, protestando si es necesario de manera pacífica, no con piedras ni papas bomba , sino con argumentos y mostrando el rostro. Así como firmo esta carta con mi nombre.

Alejandro Alvarez.

Estudiante de arquitectura de la Universidad Nacional

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.