BODA REAL, FASCINACIÓN GLOBAL

BODA REAL, FASCINACIÓN GLOBAL

Qué hace que un grupo de turistas japoneses compre compulsivamente platos conmemorativos de la boda de unos príncipes que no son los suyos; que corran ríos de tinta en decenas de idiomas para dar cuenta de todos los pormenores del acontecimiento; y que este sábado, más de 1.200 millones de personas de las más diversas nacionalidades, culturas y condiciones sociales prendan sus televisores para no perderse detalle del enlace real entre el Príncipe de Asturias y la periodista Letizia Ortiz?

20 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Qué hace que un grupo de turistas japoneses compre compulsivamente platos conmemorativos de la boda de unos príncipes que no son los suyos; que corran ríos de tinta en decenas de idiomas para dar cuenta de todos los pormenores del acontecimiento; y que este sábado, más de 1.200 millones de personas de las más diversas nacionalidades, culturas y condiciones sociales prendan sus televisores para no perderse detalle del enlace real entre el Príncipe de Asturias y la periodista Letizia Ortiz?.

Madrid será escenario de un evento mediático de unas dimensiones extraordinarias. Y EL TIEMPO habló con varios expertos sobre las causas de este fenómeno sin fronteras.

Juan Zarco, profesor de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, dice: "Hay una fascinación por el mundo de los ricos, de los poderosos, de la gente con éxito, porque es muy poca la gente que logra eso. Esto explica el auge de las publicaciones rosa , que son una forma de acceder a la vida de estas personas. Pues a través de esa información, se obtiene la sensación de que se es partícipe de sus vidas".

"Es también una ocasión para soñar con el cuento de hadas que muchos llevamos dentro, y que de repente cobra vida en frente de nosotros. Y más aún cuando la contrayente es una persona de la calle, como nosotros, algo que aumenta la simpatía popular con el evento".

Demetrio Enrique Brisset, profesor de antropología en la Universidad de Málaga y autor de un estudio sobre la boda de la Infanta Cristina, coincide: "La figura de la chica trabajadora es muy atractiva". Pues, en últimas, es la materialización del cuento de la Cenicienta, que, gracias a la tecnología, adquiere un alcance planetario.

Amando de Miguel, catedrático y director de la empresa Tábula V, que realiza estudios sociológicos y de mercado, agrega otro elemento: "El mundo está aterrorizado por las malas noticias -guerras, asesinatos, secuestros, tragedias-. La mente humana necesita buenas noticias, noticias agradables. Y nada mejor que una boda real: trajes y coches deslumbrantes, una historia de amor, personajes famosos que sonríen, músicas y banquetes exquisitos, un evento donde todo es bello y feliz".

Para soñar un rato.

Valentín Martínez-Otero, doctor en psicología y profesor universitario, ve dos fenómenos paralelos. En primer lugar, uno de identificación con aquello que quisiéramos ser o vivir; y en segundo lugar, uno de compensación de las frustraciones y limitaciones personales.

En el primer caso, Martínez-Otero da como ejemplo el éxito comercial de las réplicas del vestido que la prometida usó en la oficialización del compromiso: "Un esfuerzo por imitar patrones de un modelo de éxito para así incluirse en esa sensación de éxito".

Y para ilustrar el segundo, acude a la metáfora: "La existencia gris de millones de personas se colorea de pronto con ese ropaje policromado de los Príncipes, personajes investidos de un halo mágico que nos han sido introducidos desde los cuentos infantiles y que nos hacen soñar. Porque los seres humanos también necesitamos evadirnos, de vez en cuando, de esa existencia monótona e insatisfactoria en la que buena parte de nosotros nos hallamos sumidos".

"Es una poderosa droga sentimental -agrega Brisset-, algo que llega directamente a las emociones. Por un rato todo el mundo va a ser feliz, y todos los seres humanos queremos ser felices".

Los analistas consultados coinciden en que se trata sin duda de un espectáculo, de "un gran teatro al que la gente acude para disfrutar -dice Amando de Miguel-. Para soñar por un rato, aunque la felicidad sea prestada y aunque a las pocas horas haya que volver a la realidad.

Los gordos de Botero saludarán a la pareja real.

El sábado, nuestro país se sumará al festejo en las calles de Madrid de una forma original y muy colombiana.

Veintitrés personajes de la obra del pintor Fernando Botero cobrarán vida en uno de los puntos estratégicos del recorrido nupcial -la Plaza de España- gracias a un montaje del grupo Trastaller, que dirige Alberto La Rotta.

Trece de los personajes estarán sobre zancos, así que su notoriedad será enorme, tanto para el público, como para el Príncipe y su esposa, Letizia Ortiz.

Aparte de que Botero tiene tres esculturas en sitios estratégicos de Madrid, su obra en España se aprecia y se conoce muchísimo. Así que la identificación de este saludo colombiano será claro para todos. No obstante, el grupo llevará una pancarta con un saludo a nombre de Colombia para los recién casados.

Los artistas están en Madrid gracias a la Embajada de Colombia, que tuvo que emplearse a fondo para que la rigurosa seguridad del enlace real autorizara la participación de unos zanqueros al paso de los futuros reyes de España.

El domingo, Trastaller presentará su espectáculo en la Plaza Mayor de Madrid.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.