Secciones
Síguenos en:
NORIEGA MEDIÓ POR CARTEL

NORIEGA MEDIÓ POR CARTEL

El juicio contra Manuel Antonio Noriega fue temporalmente suspendido ayer debido a una emergencia médica en la familia de uno de los miembros principales del equipo de fiscales. El juez William Hoeveler anunció que el proceso continuará el lunes. Una fuente del tribunal dijo que el fiscal asistente Myles Malman recibió una llamada para avisarle que su padre había sufrido un ataque al corazón, en Nueva York.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de septiembre 1991 , 12:00 a. m.

Al momento de la suspensión prestaba testimonio por segundo día el ex teniente coronel Luis del Cid, antiguo ayudante de Noriega, en torno a las relaciones del acusado con personas que más tarde fueron convictas o se declararon culpables de narcotráfico, algunas de las cuales testificarán más tarde en el juicio.

Del Cid dijo que Noriega mantenía un estricto control sobre cada embarque aéreo que se realizaba en Panamá. Nada entraba por los aeropuertos de Panamá sin que el general Noriega no lo supiera , dijo. Agregó que él mismo entregó dinero del narcotráfico que recibió de un piloto para entregárselo a Noriega.

Luego de un receso, del Cid dijo que el primer contacto de Noriega con el cartel de Medellín data de 1981. En ese año, Noriega me pidió contactar a la gente del M-19 para tratar de lograr la liberación de Marta Nieves Ochoa, hermana de Jorge Luis, Juan David y Fabio Ochoa Vásquez, secuestrada días antes por los rebeldes.

Mientras la corte abría su sesión ayer, la fiscalía se quejaba de que Noriega trató tres veces de hablar con del Cid mientras abandonaba el recinto el martes. El principal abogado defensor de Noriega, Frank Rubino, dijo que ese problema había sido resuelto, pero no entró en detalles.

Del Cid contestó las preguntas del fiscal Myles Malman con monosílabos o frases cortas, a través de un intérprete.

Le explicó cómo Noriega se convirtió en confidente y cercano colaborador del presidente Omar Torrijos, a partir de finales de la década de los 60, tras haberlo protegido de una tentativa de golpe de Estado.

Era los oídos, el pensamiento y la mano derecha del general Torrijos , declaró del Cid.

Los fiscales también pidieron al testigo que describiera un complejo acuerdo secreto entre Noriega y otros tres colegas militares para compartir el poder después de la muerte, en 1981, del líder panameño Omar Torrijos.

Dentro del plan propuesto, Noriega habría tomado un turno a la cabeza de la Guardia Nacional y luego habría disputado la presidencia.

Del Cid fue coacusado con Noriega por tráfico de drogas, lavado de dólares y organización delictuosa, pero accedió a testificar contra su antiguo amigo a cambio de una sentencia reducida.

Del Cid trabajó como jefe de seguridad y guardia de Noriega, controlando la entrada y la salida de la oficina del ex hombre fuerte, en la rama de inteligencia militar G-2 del ejército de Panamá.

Eso era lo más importante. Teníamos que saber quién entraba a su oficina , agregó, antes de precisar que entre los visitantes más frecuentes de Noriega estaba Enrique Kiki Pretelt, quien ha sido implicado en lavado de dinero y sentenciado por tráfico de marihuana a Estados Unidos.

Otros visitantes frecuentes fueron Guillermo Vega, un periodista que luego se convirtió en embajador de Panamá en Francia, y Alberto Purcell, cabeza de la Fuerza Aérea de Panamá, que luego se convirtió en director de una división clave de las Fuerzas de Defensa panameñas, añadió.

Del Cid dijo que Floyd Carlton, un piloto que accedió a testificar contra Noriega, era un conocido de Noriega. En aquella época, él era sólo un muchacho, un lustrabotas , expresó.

El testigo, al igual que otros cinco inculpados en el proceso, se declaró culpable de uno de los tres cargos que pesaban contra él y entró en acuerdo con las autoridades estadounidenses para testimoniar contra Noriega, a cambio de una sentencia más leve.

La fiscalía estuvo de acuerdo en disminuir los setenta años de prisión que solicitaba contra él y sólo pedir 10 años de prisión como máximo. Vinculan a Vera Grave con Manuel Noriega El teniente coronel Luis del Cid, ex asesor personal de Noriega, dijo ayer que participó en representación del ex líder panameño en una reunión con miembros del M-19 para buscar un acuerdo entorno al secuestro de Marta Nieves Ochoa.

En la reunión, dijo del Cid, estuvieron presentes Iván Marino Ospina, Jaime Bateman y una guerrillera conocida como La Fulla .

Cuando el fiscal le preguntó que si recordaba el nombre de La Fulla , del Cid respondió: Sí señor, es Vera Grave .

La reunión se llevó cabo en una casa de propiedad de Noriega, en Ciudad de Panamá, llamada La Playita.

Allí se le pidió al M-19 que redujera la cifra del rescate (exigía 15 millones de dólares).

Marta Nieves Ochoa, secuestrada el 12 de noviembre de 1981 en Medellín, confirmó que esa era la suma solicitada en un principio, pero no recordó los nombres de los integrantes del M-19 que participaron en esa reunión.

El encargado de manejar el negocio --dijo Marta Nieves Ochoa-- era Iván Marino Ospina .

En la reunión para discutir los detalles de su rescate también estuvo presente Ricardo Bilonik, diplomático panameño, que, según la fiscalía, desempeñó un papel destacado. Este fue quien coordinó las citas entre la familia Ochoa, el M-19 y Noriega.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.