JOSELITO , EL MUERTO QUE SUDA A CHORROS

JOSELITO , EL MUERTO QUE SUDA A CHORROS

Sin camisa, con la barriga inflada, los ojos muy abiertos y sudando a chorros, Oswaldo Cabeza Puello escucha cómo sus dos mujeres, hijos, suegro y demás familiares lloran su muerte.

24 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Sin camisa, con la barriga inflada, los ojos muy abiertos y sudando a chorros, Oswaldo Cabeza Puello escucha cómo sus dos mujeres, hijos, suegro y demás familiares lloran su muerte.

"Ay Jose, por qué me has dejado sola?", exclama la viuda, mientras la amante grita: "Ay Jose, me dejaste la pensión pero yo te quiero vivo".

Cabeza trata de interpretar de la mejor forma su papel de Joselito , el personaje que encarna el Carnaval. No puede limpiarse el sudor, que corre a chorros por su frente, ni reírse de las ocurrencias de sus dolientes.

El cortejo fúnebre, compuesto por 14 personas, ensaya una vez más en una calle destruida y empinada del barrio pobre de Villate, en el suroccidente de la ciudad, cuyas casas están cuarteadas por una falla geológica que lo atraviesa.

Pero el momento culminante de la actuación no será en ese sector empobrecido sino en la carrera 54, una de las avenidas importantes de la ciudad. Allí, a partir de las 4 de esta tarde, se realiza el concurso Joselito se va con las cenizas , en el que los cortejos fúnebres, entre esos el de Oswaldo Cabeza, desfilarán a lo largo de unas seis cuadras, acto con el cual se cierra el Carnaval 2004.

Cabeza, de 50 años, y sus amigos Ismael Castro, Manuel Gutiérrez, Fernando Paternina, Rafael Torregrosa, Catalino Lara, entre otros, llegaron a Barranquilla el pasado jueves desde el municipio de Turbaco (Bolívar) para hacerle honor a Joselito , personaje que nace todos los años en enero con la Lectura del Bando y que muere el martes anterior al Miércoles de Ceniza, después de haber gozado la fiesta.

El grupo llegó con muchas limitaciones económicas. La alcaldía de Turbaco (Bolívar) le dio dos millones para que participara, plata que no es suficiente, pues solo el alquiler de un camión viejo, que lo trajo y lo moviliza, costó 700 mil pesos.

Sol Castro, hermana de Ismael Castro, quien hace de uno de los hijos de Joselito , explica que para completar para la comida y los disfraces tuvieron que hacer rifas, vender carne asada y hasta fritos. En el ataúd que cargan, metieron las bolsas donde empacaron la carne y costilla salada, las vísceras, el ñame, la yuca y los plátanos que trajeron para la comida.

Ellos dicen que el esfuerzo es por amor porque plata no han ganado en los dos años que han participado en el concurso. La Fundación Carnaval de Barranquilla les ha otorgado dos placas por ocupar el segundo y tercer puesto.

"Esta vez sí nos vamos a ganar el primer lugar porque traemos una buena viuda y un excelente sacerdote. Además, somos los mejores porque lloramos de verdad a Jose", dice Fernando Paternina, quien interpreta a la viuda.

FOTO/Carlos Capella EL TIEMPO.

Oswaldo Cabeza, como Joselito , se mantiene inmóvil en el ataúd mientras sus familiares lo lloran.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.