VESTIDOS HECHOS CON SUDOR Y ESCAMAS

VESTIDOS HECHOS CON SUDOR Y ESCAMAS

Cuando María del Pilar Agámez subió a la pasarela del Bogotá Fashion, el año pasado, todos los sacrificios hechos, luego de abandonar su trabajo como contadora para perseguir el sueño del diseño de modas, fueron compensados.

20 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Cuando María del Pilar Agámez subió a la pasarela del Bogotá Fashion, el año pasado, todos los sacrificios hechos, luego de abandonar su trabajo como contadora para perseguir el sueño del diseño de modas, fueron compensados.

María del Pilar había asistido de forma gratuita con ayuda de la Fundación Mario Santo Domingo y el apoyo de la primera dama, Lina Moreno de Uribe, quien estaba impresionada con sus vestidos.

Después de esto, recorrió La Boquilla y el mercado de Bazurto en Cartagena recolectando todas las caracuchas y escamas de pescado que encontraba, elementos necesarios para sus confecciones, todas hechas en lino.

Su historia como diseñadora se empezó a contar en 1996, en un incipiente taller montado en el patio de su casa, en ese entonces, en el barrio El Cairo, donde comenzó a trabajar con máquinas que la Fundación Santo Domingo le ayudó a conseguir.

Un año después, quería participar en Colombiamoda, pero su presupuesto no le daba para pagar el stand. Se le ocurrió vestirse, con dos amigas, con sus diseños e irse hasta el evento como maniquíes vivientes. Los resultados los obtuvo el primer día, en el que un empresario de Curazao le hizo el pedido de varios vestidos y la Primera Dama quedó encantada.

Aunque mucha gente de Colombia, Curazao y Panamá ya lucen sus vestidos, la expectativa de esta cartagenera está en Miss Universo, donde la Señorita Panamá, que lucirá tres de sus creaciones, la presentará al mundo. La soberana vio algunos de sus diseños en una boutique de Ciudad de Panamá y de inmediato la llamó para que la vistiera.

En diciembre del año pasado abrió una pequeña boutique en el Corralito de Piedra, en un pasaje de la Calle San Juan de Dios, donde recibe y atiende a su clientela. Su taller está ubicado en el barrio Los Alpes y emplea a 18 personas, entre las que se encuentran cuatro del Plan Colombia.

FOTO/Manuel Pedraza EL TIEMPO.

La cartagenera María del Pilar Agámez dejó la contaduría para convertirse en diseñadora de modas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.