GEN REDUCIRÍA INFARTOS

GEN REDUCIRÍA INFARTOS

Investigadores han identificado una variación genética que parece reducir las posibilidades de padecer un ataque cardíaco o una interrupción del flujo de sangre al cerebro, incluso entre los pacientes con elevada presión sanguínea, el colesterol alto u otras condiciones riesgosas.

19 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Investigadores han identificado una variación genética que parece reducir las posibilidades de padecer un ataque cardíaco o una interrupción del flujo de sangre al cerebro, incluso entre los pacientes con elevada presión sanguínea, el colesterol alto u otras condiciones riesgosas.

No se ha determinado la frecuencia de la variación, y algunos expertos manifestaron que es demasiado pronto para decir que sería valioso realizar exámenes de rutina para encontrarla. Otras variaciones genéticas han sido relacionadas con un riesgo creciente de ataques al corazón y enfermedades cardíacas prematuras.

Los pacientes de riesgo para enfermedades cardíacas entre ellos los que tienen alta presión sanguínea y elevado colesterol y que tienen la variante genética, muestran un 67 por ciento menos de posibilidades de un ataque cardíaco o un derrame cerebral, según los investigadores.

El estudio fue realizado entre pacientes de Italia y publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association.

La variante reduce la actividad de un gen involucrado en la producción de una enzima denominada cox-2, que provoca inflamación, y es mucho más común en personas que no han tenido nunca ataques de corazón o interrupciones del flujo de la sangre al cerebro, dijo el director del estudio, médico Francesco Cipollone, de la Universidad Gabriele d Annunzio, de Chieti.

En el estudio participaron 864 pacientes que habían padecido un ataque cardíaco o un derrame cerebral, y un grupo comparativo de 864 pacientes que nunca tuvo uno de esos males.

Números similares de personas de ambos grupos presentaban condiciones que incrementaban los riesgos de ataques cardíacos o de interrupciones del flujo de la sangre al cerebro, entre ellas presión elevada, colesterol alto, diabetes, obesidad, y tabaquismo.

Exámenes sanguíneos mostraron que una forma de la variante del gen era 200 por ciento más común en el grupo de control que en el de pacientes que habían padecido ataques cardíacos y derrames. Una forma menos común fue encontrada casi seis veces más en el grupo de control.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.