DEL CASTGO FISICO AL AMOR

DEL CASTGO FISICO AL AMOR

El martes anterior, doña Carmen Robles de Valencia, fundadora del colegio Gimnasio La Merced de Ibagué, dispuso de un salón al aire libre para recibir a sus amigas de toda la vida, para compartir unas onces y una buena jornada de aguja croché, al lado de los recuerdos de cerca de medio siglo como docentes.

14 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El martes anterior, doña Carmen Robles de Valencia, fundadora del colegio Gimnasio La Merced de Ibagué, dispuso de un salón al aire libre para recibir a sus amigas de toda la vida, para compartir unas onces y una buena jornada de aguja croché, al lado de los recuerdos de cerca de medio siglo como docentes.

A las 2:00 de la tarde empezaron a llegar sus 14 compañeras normalistas que se graduaron entre 1941 y 1965, con las que a pesar del paso del tiempo ha constituido una amistad que se confunde con hermandad.

En coro infantil, estas docentes responden con orgullo que se graduaron del antiguo Colegio Normal Superior, en los años en que funcionaba en donde hoy existe el Liceo Nacional.

En la misma época en que La Normal era un internado, con 750 alumnas de todo el país que buscaban abrirse paso como profesoras, con las salidas de un domingo al mes y cuando las preparaban para la vida de verdad , como señala doña Luz Marina Santos, graduada en 1965.

También cuando el país sufrió los estragos de la violencia partidista y el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, y les tocaba dormir en los pasillos de la institución, con el miedo bajo las sábanas de que llegaran los chusmeros a raptarlas.

De esos años dorados a la actualidad, han pasado varias décadas y con ellas, la educación ha sufrido cambios trascendentales que a muchas de ellas sorprende.

Doña Cecilia Arias, graduada en 1949, asegura que muchos de esos avances en la pedagogía se lograron gracias a la educación de las escuelas normales, que funcionaban como apéndices del Instituto Pedagógico Nacional, hoy Universidad Pedagógica de Bogotá y que sólo operaban en Ibagué, Bucaramanga, Cartagena y Tunja.

"Con nosotras se dejó atrás el dicho de que la letra con sangre entra . Pasamos de la férula al amor. Los castigos físicos se habían quedado en el pasado", señala doña Cecilia sin separar la vista de su bordado.

Doña Carmen asegura que gracias a ellas, también se dejó a un lado la violencia verbal y el maltrato sicológico al que eran sometidos los alumnos previos a su época. "A nosotros nos exigían mucho, pero con respeto, porque así debíamos tratar a nuestros futuros alumnos, nada de golpes o malas palabras o si no, se les bajaba la conducta" señala, aunque hoy reconoce que ese respeto por la calificación en conducta, ha desaparecido. Idea en la que todas la apoyan.

También ven con nostalgia que la figura del maestro dejó de tener la autoridad de antes y que aquel efectivo binomio formativo, padres de familia - profesores, hoy sólo pertenece al baúl de sus recuerdos.

"Ya uno no puede llamarle la atención a los alumnos porque lo pueden hasta demandar. Se traumatizan los pobrecitos!", dice doña Blanca Acosta, entre la risa general de sus compañeras.

Este grupo de mujeres que educaron a casi dos generaciones de tolimenses, se sienten satisfechas por la labor que desempeñaron durante sus vidas. Muchas de ellas, fundaron sus propios colegios y aunque sólo dos todavía funcionan, Liceo Colombia y Gimnasio La Merced, tienen la satisfacción de haber cumplido con la noble tarea de educar.

Ahora pasan su tiempo libre, consintiendo a sus nietos, dedicadas al hogar y esperando la llegada de todos los martes para reunirse y recordar los viejos tiempos y a las compañeras que ya no están. También a coordinar las reuniones nacionales de egresadas de La Normal de Señoritas de Ibagué, que suele celebrarse todos los octubres.

Este año la cita será en Villavicencio y las carpetas que bordan por estos días, son los recordatorios que les entregarán a sus compañeras de otras ciudades. Unas puntadas llenas de sabiduría y unidas por la educación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.