GUERRILLA SIGUE OFENSIVA: TERRORISMO CONTRA CIVILES

GUERRILLA SIGUE OFENSIVA: TERRORISMO CONTRA CIVILES

En una nueva tragedia protagonizada por la guerrilla, cuatro personas murieron ayer en Casanare al estallar un petardo dentro de un bus de servicio intermunicipal. Otra bomba explotó en un bus en Cartagena y los conductores de tres vehículos de servicio público lograron desactivar tres artefactos incendiarios. En Norte de Santander el ELN dañó por octava vez el oleoducto Caño Limón Coveñas y en Santander el Ejército liberó a una señora y capturó a dos guerrilleros de las FARC.

25 de enero 1991 , 12:00 a.m.

En Cartagena, los hechos se registraron en los estacionamientos de los buses ejecutivos de las rutas El Pozón, Socorro, Ternera y El Campestre. Las pérdidas fueron calculadas en 22 millones de pesos.

El uso obligatorio del torniquete sería la causa de los atentados contra los cuatro vehículos.

El Ministerio de Defensa reveló que las Fuerzas Armadas dieron muerte a sesenta guerrilleros del ELN y las FARC en las últimas dos semanas. Otros 36 fueron capturados y entregados a jueces de Orden Público.

El comando de Policía del Meta y los Llanos Orientales informó que la explosión de la bomba casera ocurrió en el sitio La Barrosa, a seis kilómetros del municipio de Paz de Ariporo, cuando el automotor, afiliado a Flota Sugamuxi y conducido por Federico Hernández, cubría la ruta entre esta localidad y Yopal, con 35 pasajeros a bordo.

Tres de las cuatro víctimas del percance fueron identificadas como Arelys Benítez, de 18 años; el soldado Argemiro Ochoa, de 22; José Antonio Méndez, de 28, y un hombre que quedó completamente calcinado y que al parecer era quien transportaba el explosivo.

El soldado muerto estaba adscrito al Batallón Guías de Casanare. Las autoridades informaron que el automotor sufrió daños parciales, pues el artefacto que hizo explosión se encontraba en la mitad del bus. Las primeras investigaciones indican que el hombre que no ha sido identificado se dirigía hacia un lugar no especificado cuando explotó la bomba, al parecer por acción del calor.

En Santander, tropas de la II División del Ejército rescataron ayer a Edilia Hernández Perea, en el sitio Puente Miranda, jurisdicción de Mogotes. Dos de los secuestradores fueron capturados.

Hernández había sido secuestrada el pasado 9 de enero en la finca Montebello del municipio del Páramo, por siete hombres armados que vestían prendas de uso privativo del Ejército.

Los secuestradores, según el Ejército, pertenecen al frente XXIII de las FARC.

El Ministerio de Defensa dijo que de los sesenta guerrilleros abatidos entre el 9 y el 21 de enero, 47 pertenecen a las FARC y 13 al ELN.

Durante esas operaciones fueron decomisadas una subametralladora, 17 armas cortas, siete fusiles y cuatro granadas de fragmentación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.