ROBAN MIENTRAS LOS DOLIENTES VAN AL FUNERAL

ROBAN MIENTRAS LOS DOLIENTES VAN AL FUNERAL

Una nueva modalidad de robo está comenzando a practicar la delincuencia común en Duitama.

07 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Una nueva modalidad de robo está comenzando a practicar la delincuencia común en Duitama.

Autoridades, personas que han resultado víctimas y representantes de las funerarias dicen que los amigos de lo ajeno aprovechan las horas en que se realizan los sepelios para ingresar a las residencias de los dolientes para saquearlas.

Los delincuentes se mantienen informados de los difuntos que son veladas en las funerarias y de sus familiares, a través de llamadas telefónicas que realizan incluso a los lugares de velación. Los ladrones indagan direcciones y nombres de hermanos, hijos y otros parientes; lo que les permite ubicar casas y apartamentos y hacer un seguimiento previo para saber en que momento quedan solas.

Habitualmente tienen dos o tres días para escoger la residencia, preferiblemente en zonas alejadas y de poca concurrencia. Una vez se aseguran que se están cumpliendo la velación o las exequias ingresan y con toda la tranquilidad, escogen las cosas de valor y se marchan.

En el caso de la familia Hernández, los ladrones llegaron a la casa de su padre y en pocos minutos de iniciado el cortejo fúnebre abrieron la reja principal, lo que provocó la presencia del vigilante de la casa.

Vigilante y ladrones se encontraron frente a frente y ellos manifestaron ser familiares que llegaban de un largo vieja. Dijeron que ingresarían a la casa para cambiarse de ropa y colocarse trajes de luto. Con la mayor propiedad dijeron conocer a cada uno de los aspirantes de la casa, pero el celador no comió cuento y cuando intentó llamar a la policía los ladrones emprendieron la huida.

Jorge Hernández, vocero de la familia, dijo que los ladrones se enteraron de la dirección de la residencia por información que les fue entregada en la funeraria, en donde también les dijeron a qué hora eran las exequias.

El representante de la una de las funerarias de la ciudad, que no quiso ser identificado, dijo que por recomendación de los familiares, ahora no se colocan en las residencias los tradicionales carteles con los que se invitaba al sepelio y que se ha restringido la información sobre direcciones e identidades de los deudos.

Foto:Mientras los familiares acuden a la velación o las exequias es posible que losamigos de lo ajenoi estén haciendo de las suyas en sus residencias. La policía no tiene estadísticas sobre esta modalidad de robo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.