EL INSTINTO PERDIDO

EL INSTINTO PERDIDO

Finalmente, Ron y Julie aprendieron a ser tigres de Bengala. Lo llevaban en el instinto, pero, por haberse criado con humanos, aspectos como cazar, husmear y atacar cuando tenían hambre no estaban en su memoria.

21 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Finalmente, Ron y Julie aprendieron a ser tigres de Bengala. Lo llevaban en el instinto, pero, por haberse criado con humanos, aspectos como cazar, husmear y atacar cuando tenían hambre no estaban en su memoria.

John Varty, un cineasta surafricano que también es ecologista, y Dave Salmoni s, un canadiense que se dedica a cuidar animales de este tipo, se le midieron al experimento. "Los tigres de Bengala están en vía de extinción, había que buscar una forma de protegerlos, de enseñarles a estar solos y de ponerlos en un hábitat propio de ellos", dice Salmonis.

El nombre del experimento es Tigermoon y se inició hace cuatro años. El proceso y los resultados serán emitidos pasado mañana en Experimento Bengala, un programa del canal de TV paga Animal Planet, y del que Discovery Channel ya pasó un especial la semana pasada.

Ron y Julie nacieron en cautiverio, en un zoológico de Cincinatti, estado de Ohio, en Estados Unidos. Salmoni s fue su cuidador y hasta allí llegó Varty con su idea del experimento. Este último, a pesar de conocer muy bien a los tigres (es el propietario del Santuario Tigermoon, en Africa del Sur), pensaba que sería fácil trabajar solo con ellos. Y se equivocó.

Por eso, le propuso a Salmoni s que le ayudara. "Siempre me ha preocupado la conservación de los tigres. El peligro de que desaparezcan es muy grande", dice.

"Empezamos a pasar con ellos las 24 horas del día. Sabíamos de las dificultades del proceso y también que al momento de enseñarles a cazar debíamos conservar la calma".

Así sucedió. Los tigres, al ver el video, dan la impresión de estar más acostumbrados a la cámara que los sigue siempre (y a posar para ella) que a las presas que deben cazar para sobrevivir. Pero después de varios intentos (perseguir simulacros de caballos colgados de un palo y llevados a toda velocidad por un jeep), aprenden.

"Nosotros éramos su familia. A veces, los sentía como unos amigos, otras, como mis hijos", sigue. Así las cosas, el aprendizaje debía seguir: tuvieron que enseñarles a husmear y a tomar acciones frente a la presa, es decir, comérsela.

"Eso sí, la idea era que nunca nos sintieran más débiles que ellos o hacerles creer que podían atacarnos", un efecto que se logró porque, según los realizadores, ya había mucha complicidad entre todos.

Algunos sectores europeos que tienen que ver con el área de biología, hubo reticencias acerca de este trabajo. Quejas y reclamos se recibieron después de la presentación del especial. El argumento principal era que para los animales era muy complicado aprender a vivir de esta manera, pues ya habían sido sobrepasados por los demás habitantes fuertes de la selva.

Salmoni les explicó el significado: Garantizar su existencia, nosotros solo les enseñamos qué es la selva . Ron y Julie viven en Tigermoon, también es conocido como Londolozi, que en lengua zulú significa la protectora de todas las cosas vivientes. Ahí, el par de bengalas hacen lo propio: viven de acuerdo a su instinto después de haber sido enseñados por humanos.

FOTO/Archivo particular.

John Varty, cineasta, con Ron y Julie. Abajo, Dave Salmoni.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.