SENADO SE DECLARA EN TORNO A AMENAZAS NARCOS DE BOLIVIA NO TIENEN EN JAQUE AL PAÍS

SENADO SE DECLARA EN TORNO A AMENAZAS NARCOS DE BOLIVIA NO TIENEN EN JAQUE AL PAÍS

El Senado boliviano consideró que las denuncias sobre un presunto atentado del narcotráfico contra la vida del presidente y algunas autoridades nacionales no ponen en peligro la institucionalidad de Bolivia. En una resolución aprobada el miércoles, tras recibir un informe del ministro del Interior, Guillermo Capobianco, el Senado dijo: Las declaraciones del comandante de las fuerzas especiales de la lucha contra el narcotráfico no revisten gravedad para la institucionalidad del país .

11 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

El Senado de Bolivia se pronunció despues que Juan del Grando, principal abogado en el juicio contra el ex dictador militar Luis García Meza, dijo que su país estaba al frente de una acción que pone en riesgo la estabilidad democrática .

Según el diputado oficialista Marcelo Quiroga Obregón, se planeaba asesinar al presidente Jaime Paz Zamora el 21 de diciembre, cuando se cumplirá un año de la entrega a Estados Unidos del ex ministro del Interior y ex coronel Luis Arce Gómez. Obregón no precisó el origen de la información, la cual, según dijo, es evaluada por organismos de inteligencia del Estado.

Arce fue apresado tras permanecer prófugo durante casi siete años, y entregado a Estados Unidos para ser juzgado por delitos de narcotráfico, a pesar de no existir un convenio de extradición para narcotraficantes entre ambos países.

El comandante de las fuerzas que luchan contra el narcotráfico, general Lucio Añez, dijo el lunes haber recibido información no confirmada, pero de fuente creíble , sobre planes del narcotráfico para asesinar al Presidente.

Dijo además que los presuntos planes comprenderían la eliminación del ministro del Interior, del subsecretario de Defensa Social, Gonzalo Torrico, del embajador de Estados Unidos, Robert Gelbard, del abogado Juan Del Granado y de él mismo.

El diplomatico estadounidense dijo hace 11 días que Arce había ordenado su asesinato al grupo paramilitar Novios de la Muerte , el cual colaboró en el golpe militar de 1980.

Este grupo que se suponía totalmente desarticulado fue dirigido por Arce y por el genocida nazi de la Segunda Guerra Mundial Klaus Barbie. Añez negó que sus declaraciones estuvieran dirigidas a justificar el ingreso de las fuerzas armadas bolivianas en esa lucha.

Gelbard, por su parte, anunció reiteradamente que el Gobierno de Estados Unidos dará una ayuda militar del equivalente a casi 33 millones de dólares si las fuerzas armadas de Bolivia no participan de esa lucha. Esto de acuerdo con lo establecido en un convenio suscrito en mayo entre los dos países.

Diversos sectores nacionales, incluyendo la Iglesia Católica, se pronunciaron contra una intervención militar en ese conflicto, señalando que podría desatar una mayor violencia. Para calmar un poco los ánimos, el presidente Paz Zamora dijo entretanto que el Ejército ingresará a esa lucha solo cuando sean rebasadas las fuerzas especiales, cosa que aún no ha sucedido. Según las mismas declaraciones del Presidente, la Fuerza Aérea y la Armada prestarán sólo apoyo logístico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.