EN QUÉ ANDA EL TRANSPORTE URBANO

EN QUÉ ANDA EL TRANSPORTE URBANO

La aparición del sistema TransMilenio (TM), que desde finales del 2000 revolucionó la movilidad y hoy está convertido en ejemplo para otras ciudades del país y del mundo, también ha empezado a generar una dinámica de reflexión en las directivas de las tradicionales empresas de transporte urbano, preocupadas por mejorar la calidad del servicio que prestan más de 22 mil buses en la ciudad.

21 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

La aparición del sistema TransMilenio (TM), que desde finales del 2000 revolucionó la movilidad y hoy está convertido en ejemplo para otras ciudades del país y del mundo, también ha empezado a generar una dinámica de reflexión en las directivas de las tradicionales empresas de transporte urbano, preocupadas por mejorar la calidad del servicio que prestan más de 22 mil buses en la ciudad.

Los retos no son pocos. Controlar la sobreoferta y la piratería: según estudios del mismo gremio, el 40 por ciento de buses y busetas que hoy ocupan las calles van casi vacíos, y las autoridades de tránsito calculan que entre 2.000 y 8.000 de estos vehículos circulan de manera ilegal.

Disminuir los años de servicio del parque automotor -cuyo promedio de edad es de 18 años-, bajar los índice de comparendos impuestos por violación a las normas de tránsito: aunque la cifra comparada entre el primer trimestre del 2003 y el mismo período de este año, indica que las multas al transporte público disminuyeron en 10,5 por ciento, lo cierto es que el 37 por ciento del total de estas sanciones corresponde a buses, busetas y colectivos, que apenas representan el 11 por ciento de los vehículos que ruedan por Bogotá.

Además de todo esto, también está la guerra del centavo, esa enfermedad crónica, diagnosticada pero incurable, que durante las últimas décadas ha convertido el transporte urbano en una especie de suplicio.

"Hay quienes dicen que estamos en contra de TM, pero eso no es cierto. Todo lo contrario, queremos mejorar en calidad y prestar un servicio complementario a este sistema: mientras TM lleva pasajeros en trayectos largos, nosotros lo podemos hacer en recorridos más cortos. Sabemos que tenemos fallas, pero vamos en camino de corregirlas", dice Héctor Morales, presidente del Comité Pro Defensa del Transporte Urbano (Coprotur), organizado para liderar varias iniciativas de cambio ante la Administración Distrital.

Entre otras, proponen que 7 mil buses, de los modelos más antiguos, sean comprados por el Fondo de mejoramiento del servicio y reducción de la sobreoferta, creado el año pasado, para que sus cupos sean cancelados. "Este sería un mecanismo para eliminar la sobreoferta y aquellos conductores y propietarios que queden cesantes, recibirían capacitación en alguno de los 62 cursos del Sena, según la idea que ha lanzado la misma Secretaría de Tránsito. Así, trabajarían en actividades conexas con el sector, recibirían ayuda como microempresarios, o serían vinculados como conductores en otros vehículos", anota Morales.

Para acabar con la guerra del centavo este comité propone dividir la ciudad en varios sectores para asignar las rutas, acordar el recaudo centralizado -sin monopolios-, para que los conductores no manejen dinero, pero que a su vez, como empleados, tengan salario fijo y horario. "Esto significaría tener casi dos conductores por bus", afirma Alcides Torres, presidente de Asotur.

Sin embargo, la iniciativa que este sector del gremio considera más importante, es aquella concerniente a la movilidad en la carrera Séptima.

"Actualmente 25 empresas circulan por allí con cerca de 100 rutas. La idea es, a manera de experimento y de común acuerdo, dejar apenas 30 rutas planificadas según la demanda y establecer paraderos, para tener la oportunidad de demostrar que sí podemos organizarnos. Se destinarían buses último modelo y los conductores serían ex alumnos del Instituto Tecnológico del Transporte, donde a diario se capacitan centenares de operarios", agrega Morales.

"Para bien de la ciudad, queremos concretar estas propuestas con la Administración Distrital, que además ya sabe de ellas y también conoce nuestro ánimo constructivo. Para citar un ejemplo, hoy, cuando el 90 por ciento de los buses ya cuenta con la tarjeta electrónica -para evitar la piratería-, seguimos confiando en la bondad de esta inversión, aunque han pasado varios meses y la Policía de Tránsito todavía no nos ha entregado el primer reporte sobre estos controles", concluye Torres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.