LAS REGLAS PARA VIVIR MEJOR

LAS REGLAS PARA VIVIR MEJOR

No era de la nobleza, pero se autoproclamó baronesa: La baronesa Von Staffe, que en su delirio de darle a la gente consejos para subir de estatus a partir de su propio comportamiento, recogió las reglas de saber vivir en la sociedad moderna. Su libro fue un bestseller a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

06 de abril 2004 , 12:00 a.m.

No era de la nobleza, pero se autoproclamó baronesa: La baronesa Von Staffe, que en su delirio de darle a la gente consejos para subir de estatus a partir de su propio comportamiento, recogió las reglas de saber vivir en la sociedad moderna. Su libro fue un bestseller a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Basados en esas reglas de la falsa baronesa, se educaron muchas generaciones de franceses, a pesar de que algunas, desde el principio sonaran absurdas. De allí, Jean-Luc Lagarce tomó la inspiración para escribir el monólogo Las reglas de urbanidad en la sociedad moderna, pieza que se presenta esta semana en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

Francois Berreur, director del montaje, trabajó como actor en varias obras de Lagarce, y tuvo la oportunidad de educarse bajo la sombra de la baronesa.libro planteaba que personas de condición modesta subieran una escala más explicay como soy de condición modesta, mi familia me hacía seguir las normas con la esperanza de que escalara. Cuando me las enseñaban, me parecían extrañas y sobre todo, bárbaras. Bárbaras en cuanto al amor, porque resultaba menos importante que todo lo demás. Casarte con quien debes y no con quien amas, por ejemplo.

Sin embargo, la pieza no es un catálogo de urbanidad. En el montaje, una mujer- interpretada por Mireille Herbstmeyerda una conferencia sobre saber vivir, ante el público.esta noche agrega el director- ella dará la conferencia pensando que el amor de su vida se encuentra oculto entre la concurrencia. No lo encontrará ni esta noche ni mañana, pero lo encontrará algún día puesto que lo está buscando.

En consecuencia, la conferencista de Las reglas va a dar mejor la conferencia porque al hablar se está presentando a sí misma, actúa pensando que aquel Romeo de la concurrencia se enamorará de ella si lo hace mejor.

No es el primer monólogo dirigido por Berreur. De hecho, este formato es de sus preferidos.o creo que porque un actor esté solo no sea teatro. El monólogo parte de lo imaginario, como de la relación con el público. Hay una parte donde ella se casa imaginariamente y me sorprende que los espectadores ven cosas de las que no fui conciente al adaptarlo. La gente me dice: me gustó la boda porque hay tantas personas invitadas. Pero Quién vio invitados? Quién vio al novio? El imaginario. Y eso es lo maravilloso de un monólogo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.