CAMBIARON LAS CIFRAS POR AMPLIACIÓN DE LA MUESTRA DESEMPLEO: MAYOR DE LO QUE SE CREÍA

CAMBIARON LAS CIFRAS POR AMPLIACIÓN DE LA MUESTRA DESEMPLEO: MAYOR DE LO QUE SE CREÍA

Las últimas cifras sobre el desempleo tienen una sorpresa. Y no es la mejor. El problema, al parecer, es mayor de lo que se había dicho. Ha aumentado el número de personas que buscan trabajo y ahora es menor la cantidad de gente que está empleada. El informe sobre la Encuesta de Hogares, correspondiente a septiembre pasado, reveló que en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, había 3 588.400 personas empleadas. Es decir, 45.000 menos que en septiembre del año pasado.

11 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Aparte de eso, el estudio trimestral indica que en esas cuatro ciudades había 355.000 personas buscando algún trabajo hace doce meses y que en septiembre pasado ya eran 407.000. Es decir, 52.000 personas habían ingresado al ejército de desocupados, bien porque perdieron su empleo o simplemente porque entraron a engrosar la oferta de trabajo al buscar un puesto por primera vez.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) advierte en su boletín que las cifras de ahora no son estrictamente comparables con las de hace un año, porque se amplió la muestra, al incluir en el estudio a las zonas metropolitanas: algunos muncipios cercanos a Bogotá y barrios que antes no se tenían en cuenta, los municipios aledaños a Medellín, la zona de Soledad para Barranquilla y el municipio de Yumbo, para el caso de Cali.

Es cierto que, técnicamente, las cifras pueden no ser comparables. Sinembargo, según los entendidos, el hecho de ampliar la muestra no desvirtúa la realidad de que, al parecer, hay menos personas empleadas de las que se creía.

Por el contrario, anotan, habría que presumir que al involucrar un universo más amplio, las cifras de ahora deben ser más confiables, más reales.

Al observar lo que ocurrió en las cuatro ciudades, se concluye que el cambio de muestra parece haber influido más en el número de desocupados.

En cuanto a la disminución del número de empleados, la mayor parte la explica Bogotá. El total disminuyó de 1 808.900 personas en septiembre de 1989 a 1 759.400 doce meses después: 47.500 menos.

En cambio, en Medellín y su área metropolitana el total de empleados disminuyó en 1.700 entre septiembre y septiembre, en tanto que en Cali aumentó en 3.200 y en Barranquilla en 1.000.

Frente a este punto, habría que pensar que al ampliar la muestra en Bogotá lo que se logró fue mostrar una situación más real que en otros estudios donde apareció con cifras bajas. Por ejemplo, en septiembre del año pasado fue de 7,4 por ciento, uno de los niveles más bajos en varios años, y ahora subió a 9,0 por ciento.

Esas cifras de la capital del país fueron criticadas por algunos en su momento, basados en dos hechos. Primero, que la construcción, que es uno de los primeros generadores de empleo venía en descenso y Bogotá explica la mitad de la construcción del país. Y, de otro lado, que el sector comercial e industrial, que no han presentado una significativa generación de empleo porque ha sido muy bajo el crecimiento en producción y ventas.

De ahí surgió el argumento que llamaba a pensar que cada vez era más acelerado el proceso de informalización de la economía, que ha sido notable en los últimos años. Y, según otros, también habría que pensar que muchos pueden haberse cansado de buscar empleo, lo cual puede afectar las cifras. Mayor participación Uno de los hechos más destacados en el estudio sobre el desempleo fue el aumento de las tasas de Bogotá, que pasó de 7,4 a 9,0 por ciento en los doce meses, y la de Medellín, que subió de 12 a 13,7 por ciento.

El boletín del DANE explica que dicho aumento se presentó simultáneamente con un incremento en la tasa de participación, lo cual refleja la dinámica en la oferta de trabajo . La tasa de participación es la cantidad de personas que está trabajando o en busca de trabajo, frente al total de personas en edad de trabajar (mayores de doce años), que incluye a la llamada población económicamente inactiva.

Según la explicación del DANE, supuestamente en Medellín y Bogotá había más gente trabajando o buscando trabajo, que hace un año, lo cual no es cierto. Según el mismo boletín, la tasa de participación en Bogotá apenas subió de 58,8 a 59 por ciento en los doce meses. Y en en cambio, en Medellín, disminuyó de 54,1 a 51,1 por ciento.

Si no hubo realmente crecimiento en la tasa de participación (mayor oferta de mano de obra), el aumento en el desempleo habría que explicarlo por la menor actividad económica en esas dos ciudades. Esto implica que no ha crecido la generación de plazas de trabajo suficientes para atender la demanda. Además, concuerda con el menor número de personas ocupadas que tienen ahora.

El informe oficial dice que los resultados de septiembre son mejores que los de junio para el caso de Bogotá, Cali y Barranquilla. En esas ciudades el desempleo disminuyó en cerca de 43.000 personas entre junio y septiembre.

Sin embargo, la cifra no es precisa. Al comparar el último informe con el de junio (de la anterior administración), se encuentra que en esas tres capitales el número de desempleados disminuyó de 314.000 a 282.000, es decir bajó en 32.000.

Por último, hay que anotar que aunque el cambio de muestra empezó a mostrar problemas en las cifras, ayer fue imposible que algún funcionario del DANE explicara lo que ha ocurrido.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.