PUJA POR EL ESPACIO PÚBLICO

PUJA POR EL ESPACIO PÚBLICO

El choque entre policías y vendedores de cebolla en la plaza de mercado de Chiquinquirá se convirtió en el primer escollo que debe superar el alcalde José Alberto Moreno Villamil.

11 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El choque entre policías y vendedores de cebolla en la plaza de mercado de Chiquinquirá se convirtió en el primer escollo que debe superar el alcalde José Alberto Moreno Villamil.

El hecho, ocurrido el pasado martes cuando varios uniformados procedieron a desalojar a los vendedores deafuerai en la bahía de la congestionada plaza y a decomisarles sus productos, terminó en gresca. Como resultado de ésta una mujer de 42 años resultó con heridas faciales ocasionadas, según denunció, por el aerosol que una policía le roció en la cara. Igualmente, un hijo de ella, de 12 años, dice haber sido golpeado en una pierna en el forcejeo por tres atados de cebolla que el pequeño se negó a entregar.

Por su parte la Inspección de Orden Público, responsable por la diligencia, niega que se hayan presentado abusos de fuerza y señala que entre la gente hay agitadores que fingieron haber sido golpeados.

Mientras, el Alcalde defendió la medida y explicó que con ella no se buscaba atropellar a nadie, pues su administración pretende adelantar procesos de recuperación del tejido social, lo que implica no utilizar la fuerza. Los vendedores incumplieron un pacto que hicimos previamente, por lo que agotados estos recursos se procedió a hacer efectivo el decreto sobre espacio público , dijo Moreno y agregó que lamenta que ese operativo haya terminado así, pero falta por constatar que haya habido excesos por parte de la policía. Hay testigos (dispuestos a declarar) que dicen que los agentes obraron bien , afirmó. Se nos fueron encima y nos trataron con violencia, sin respetar a los ancianos; nosotros no nos íbamos a dejar , aseguró la hija de la mujer afectada por el aerosol y aclaró que el incumplido es el Alcalde puesto que en campaña les prometió que les ayudaría , declaró.

En la plaza existen dos grupos de usuarios (en total unos 800). Los de adentro, que pagan el respectivo impuesto y los de afuera (unos 40 ó 50), quienes no lo hacen y venden sus productos (especialmente cebolla) en los alrededores de la plaza, lo que también motiva el descontento de los primeros (los que pagan) porque les hacen competencia desleal. La presión es por ambas partes, indica Moreno, ya que por un lado está el derecho al trabajo, invocado por quienes lo disfrutan pero infringiendo las normas y la ley, y por el otro, el justo reclamo de quienes sí cumplen con la norma legal. Tengo que conciliar con la ley y la necesidad de la gente por trabajar, y creo que falta espacio, lo que nos lleva a mirar la necesidad de construir un centro de acopio moderno, mucho más amplio, porque el que tenemos se quedó pequeño y es inadecuado para una ciudad que es más grande que en 1974 cuando se inauguró , dijo.

Foto José Miguel Palencia:Este pequeño muestra las huellas de una supuesta patada que recibió durante los choques que enfrentaron a policías y vendedores ambulantes. El niño vende cebolla, lo que representa una infracción al código del menor.

Foto 2:Los vendedores llamadosde afuerai , en la plaza de mercado, dicen que están dispuestos a pagar el impuesto, siempre y cuando les asignen un área para su actividad, de la que viven unas 50 familias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.