EN ESTE COLEGIO TODOS GANAN

EN ESTE COLEGIO TODOS GANAN

En el colegio distrital República de Bolivia aprender a escribir mamá es un motivo para celebrar, sin importar que el alumno sea un adolescente de bigote incipiente. También se celebra que crezcan las zanahorias y que salga tierno el maíz, que las escobas no se despeluquen al barrer, que a los muñecos de las tarjetas les queden bien colocados los ojos y que la bandera de Colombia quede tejida en una nueva manilla. En la República de Bolivia nadie pierde el año. En este colegio de Engativá, todos los días, todos ganan.

20 de agosto 2004 , 12:00 a.m.

En el colegio distrital República de Bolivia aprender a escribir mamá es un motivo para celebrar, sin importar que el alumno sea un adolescente de bigote incipiente. También se celebra que crezcan las zanahorias y que salga tierno el maíz, que las escobas no se despeluquen al barrer, que a los muñecos de las tarjetas les queden bien colocados los ojos y que la bandera de Colombia quede tejida en una nueva manilla. En la República de Bolivia nadie pierde el año. En este colegio de Engativá, todos los días, todos ganan.

Se trata de 240 alumnos especiales -con retardo mental leve-áque a la hora del recreo patean balones y comen papas fritas, y que cuando la campana suena, salen corriendo a untarse de tierra, abono y colbón. Se trata del único colegio del Distrito que se encarga de educar exclusivamente a niños especiales -y a 25 alumnos en aulas de aceleración-, con un Proyecto Educativo Institucional (PEI) que además de incluir las materias básicas especializa a los estudiantes en horticultura, tarjetería, marroquinería y elaboración de elementos de aseo.

"La idea es que al graduarse los niños salgan capacitados en un oficio -explica Yolanda Villarreal, maestra de la institución desde hace 20 años-. Para estos pequeños es muy difícil conseguir un empleo, por eso queremos que tengan el conocimiento necesario para poder, con ayuda de sus familias, montar su propia microempresa".

En sexto grado, los alumnos se rotan por los diferentes talleres y al finalizar el año, con ayuda de sus padres, de los profesores y de la orientadora, deciden en qué se quieren especializar, durante los grados séptimo, octavo y noveno, cuando se cumple, para ellos, el ciclo escolar.

"Lo que más me gusta es la huerta porque veo crecer las hortalizas -dice William Forero, de 19 años, quien quiere trabajar en un supermercado al salir del colegio, el próximo año-. Yo me encargo de la lechuga y de los repollos, y el secreto es el riego y el abono orgánico. Cuando las hortalizas están listas las saco y se las vendemos a los padres de familia y a los vecinos. También me gusta vender porque conozco la plata y no me dejo tumbar".

Otros, prefieren el papel reciclado y las tarjetas, o los collares, las manillas y las carteras, o las escobas y los traperos. "Me metí al curso de marroquinería porque no me gusta ensuciarme y en la huerta todos viven con las manos negras -dice Pedro Cabra, de 19 años-. Hago manillas y collares y acabé de terminar mi primer bolso en telar, que quedó muy bonito. Lo voy a vender en 15 mil pesos, pero todavía no tengo cliente".

La capacitación incluye a los padres de familia, quienes también se rotan por los talleres. "Tengo un hijo en noveno y para mí es muy importante acompañarlo en este proceso -dice Luz Marina de Paula, de 46 años-. He aprendido de todo; a hacer collares, a manejar el telar y a hacer tarjetas. Lo que más nos gusta son las manualidades y cuando mi hijo se gradúe vamos a montar una microempresa en el garaje de la casa, en el barrio La Clarita".

Para el próximo año, gracias a los resultados del colegio, la Secretaría de Educación abrirá la jornada de la tarde, así, en las mismas instalaciones, serán atendidos más de 500 niños especiales.

Foto.

William Forero trabaja en la huerta y se ocupa de las lechugas y los repollos. Cuando se gradúe, quiere trabajar en un supermercado.

Martín García / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.