MILITARES DE E.U. DEBEN SALIR EL 30

MILITARES DE E.U. DEBEN SALIR EL 30

El 30 de mayo los militares estadounidenses que se encuentran en cuarteles venezolanos deberán abandonarlos por petición expresa del gobierno del presidente Hugo Chávez.

22 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

El 30 de mayo los militares estadounidenses que se encuentran en cuarteles venezolanos deberán abandonarlos por petición expresa del gobierno del presidente Hugo Chávez.

La embajada de Estados Unidos en Venezuela recibió hace más de una semana una carta del ministerio de Defensa en la que solicita que retire a los efectivos militares de los cuarteles el fin de este mes, confirmó una fuente de la sede diplomática.

La fuente dijo que, tal como lo informó el Departamento de Estado, los militares que en este momento están en regiones de Venezuela se quedarán en el país, en la sede diplomática de Caracas, al oriente de la ciudad.

En una conferencia en la sede de la Academia Militar, ubicada en Fuerte Tiuna en Caracas, el vicepresidente José Vicente Rangel confirmó la solicitud del gobierno venezolano y explicó que esta se presentó a raíz de los agresivos pronunciamientos en contra de Venezuela que han hecho el jefe del Comando Sur, James T. Hill, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Richard Myers, que han tildado a Chávez de dictador en ciernes.

El Vicepresidente dijo que si los estadounidenses permanecen en bases militares venezolanas, "en función de la reciprocidad que la Fuerza Armada Venezolana pueda tener oficinas en la Fuerza Aérea, en la Armada, en el Ejército norteamericano y en el Pentágono", algo que según Rangel no va a ocurrir.

Comentó que el 11 de abril del 2002, cuando Chávez perdió el poder temporalmente, los militares estadounidenses se involucraron en el golpe porque "en la Comandancia del Ejército estuvieron los agregados militares (de la embajada de Estados Unidos) asesorando a oficiales venezolanos".

El Vicepresidente insistió en que el antiimperialismo del gobierno de Chávez no es de folleto, consigna o manual, y que siempre surge conflicto entre Estados Unidos y un país cuando este último quiere gobernarse con autonomía, pero no cree que se llegue a un choque fatal con esa nación.

Aparte de las afirmaciones de Rangel, el ministerio de Defensa dio explicaciones en el sentido de que las oficinas que entreguen los militares norteamericanos serán utilizadas para desarrollar programas educativos para gente de bajos recursos.

Desde el Departamento de Estado estadounidense, el portavoz, Richard Boucher, dijo "estamos decepcionados de que hayan tomado esta decisión, pero es su decisión, es su propiedad, sus bases, sus oficinas". Una fuente de la embajada en Caracas confirmó que los militares se quedarán por ahora en el país.

La internacionalista y profesora universitaria Elsa Cardozo, calificó la decisión del gobierno venezolano como un distanciamiento más abierto y como una demostración de la creciente desconfianza frente a Estados Unidos.

La profesora Cardozo recordó que las relaciones entre los dos países siempre han estado tirantes entre las actuales administraciones y que hay antecedentes desde el año 2000, cuando se hizo la primera amenaza del gobierno del presidente Chávez en el sentido de que se miraría la posibilidad de que los militares estadounidenses dejarán los cuarteles venezolanos.

También hay cubanos.

Debido a acuerdos, desde los años 60, la presencia de estadounidenses en zonas militares ha sido tradicional y se hacen maniobras militares conjuntas e intercambios. Entre los procedimientos más destacados se cuentan los ejercicios anfibios y de control de narcóticos.

El presidente Chávez ha criticado el intervencionismo del gobierno de Estados Unidos y, en el más reciente (la captura de supuestos paramilitares colombianos), el mandatario dijo que se trata de un plan para invadir a Venezuela, cuyos ejes se encuentran en Colombia y Miami, con el conocimiento del jefe del Comando Sur.

Un coronel retirado del Ejército dijo que desde hace varios meses el gobierno está buscando la manera de sacar a los militares que estaban en zonas castrenses como las de Caracas (Fuerte Tiuna) y Maracay. Dijo que era muy incómodo mantenerlos allí, cuando tienen planes diferentes a los formales de la milicia.

También dijo que no son los únicos extranjeros que hay en los cuarteles militares e insistió en que en varias bases hay presencia de cubanos. "Alguno tenía que salir, y obviamente, se sabe a quien quiere afuera el gobierno", agregó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.