ABEL RODRÍGUEZ CÉSPEDES

ABEL RODRÍGUEZ CÉSPEDES

La Corporación Imaginario Colectivo, el Centro de estudios e investigaciones docentes de la Fecode, capítulo Tolima, y la Universidad del Tolima, ofrecen hoy 20 de febrero, a partir de las 5 p.m. en el Centro de convencionesLópez Pumarejoun merecido reconocimiento público al educador tolimense Abel Rodríguez Céspedes, por sus logros en favor de la educación y, muy especialmente, por sus permanentes luchas en pro de los maestros colombianos, por superar la subordinación y el maltrato a que históricamente ha sido sometida esta profesión.

20 de febrero 2004 , 12:00 a.m.

La Corporación Imaginario Colectivo, el Centro de estudios e investigaciones docentes de la Fecode, capítulo Tolima, y la Universidad del Tolima, ofrecen hoy 20 de febrero, a partir de las 5 p.m. en el Centro de convencionesLópez Pumarejoun merecido reconocimiento público al educador tolimense Abel Rodríguez Céspedes, por sus logros en favor de la educación y, muy especialmente, por sus permanentes luchas en pro de los maestros colombianos, por superar la subordinación y el maltrato a que históricamente ha sido sometida esta profesión.

En 1965, año en que Abel Rodríguez recibía esperanzado el título de Maestro otorgado por la Escuela Normal de Ibagué, Theodor W. Adorno, uno de los más destacados filósofos de la Escuela de Frankfurt, pronuncia la conferencia tituladarelativos a la profesión de enseñaren el Instituto de Investigación Docente de Berlín. En dicha conferencia señalaba Adorno quedocencia comparada con otras profesiones académicas como la abogacía o la medicina, posee cierto aroma de algo socialmente no del todo aceptadoLa aversión que siente la opinión pública contra la profesión docente, obedece a una serie de consideraciones y motivaciones que tienen hondas raíces sociológicas y psicológicas.

No se considera al maestro como alguien digno de reconocimiento social y se señala el carácter subalterno de su labor, tal vez porque en sus orígenes históricos los maestros fueron esclavos y lacayos, además, porque los educadores, en última instancia, son agentes de la adaptación y la estabilidad social. Quizá por eso esta profesión provoca una fuerte reacción entre quienes, consciente o inconscientemente, se aferran al principio de placer, opuesto al principio de realidad y a laque establece la normatividad social y el superyo. En este sentido la pedagogía, la escuela y los maestros tienen un carácter represivo y alienante, porque sistemáticamente modifican y adecuan los instintos y pulsiones a las exigencias de la vida en sociedad.

Contra las perniciosas nociones y tabúes respecto de la profesión docente, se alzaría tempranamente Abel Rodríguez Céspedes, enarbolando no solo las banderas de las reivindicaciones salariales y prestacionales de los educadores, sino, promoviendo su liderazgo político e intelectual.

El Movimiento Pedagógico orientado por Fecode, tal vez el principal esfuerzo del magisterio colombiano por superar su invisibilidad social, ha tenido en Abel Rodríguez un conductor excepcional, en busca de transformar la praxis vital de los maestros y de ampliar las fronteras de la escuela.

Hoy, en sus nuevos compromisos, como secretario de educación del distrito capital, le vemos queriendo develar, como lo ha dicho,inveterada costumbre de dirigentes políticos que ofrecen un programa como candidatos y realizan otro como gobernantesy seguro de que,con los maestros como protagonistas principales es posible una revolución educativa.

* Director Centro Cultural Universidad del Tolima

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.