PLANTAS MEDICINALES DE CALIDAD Y EN CANTIDAD

PLANTAS MEDICINALES DE CALIDAD Y EN CANTIDAD

Con el fin de asegurar que la producción de medicinas herbarias sea de buena calidad y no represente riesgo para la salud humana ni para el medio ambiente la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una serie de directrices sobre el tema.

13 de febrero 2004 , 12:00 a. m.

Con el fin de asegurar que la producción de medicinas herbarias sea de buena calidad y no represente riesgo para la salud humana ni para el medio ambiente la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una serie de directrices sobre el tema.

Son recomendaciones que van desde cómo identificar y seleccionar las plantas, la calidad del suelo, el riego y el tiempo óptimo de recolección, hasta las condiciones posteriores de envasado, etiquetado, almacenamiento y transporte, así como normas de salud e higiene.

Esta medida se toma, justo en un momento en el que las hierbas medicinales están en pleno auge en el mundo, con un mercado que supera los 60 mil millones de dólares al año. Y debido también a que hay abusos en su consumo, creyendo que por ser naturales todas son inocuas.

Por eso, la OMS advierte sobre el uso de especies vegetales equivocadas, la adulteración con otros medicamentos, especies peligrosas no declaradas, y sobre los peligros de una dosificación exagerada o el consumo simultáneo con otros medicamentos que producen interacciones farmacológicas contraproducentes.

En Estados Unidos, por ejemplo, en 1997 se presentaron casos de arritmias cardíacas por la sustitución accidental del plantago major por la digigales lanata. La primera planta se utiliza como suplemento dietético mientras que la segunda se emplea para el tratamiento de enfermedades del corazón.

Las investigaciones posteriores permitieron descubrir que durante dos años se habían enviado equivocadamente grandes cantidades de plantago major a más de ciento cincuenta fabricantes, distribuidores y minoristas.

Otros problemas a los que la OMS quiere hacer frente son el abuso y consiguiente peligro de extinción de plantas silvestres medicinales muy populares como el ginseng (panax ginseng), usado para tratar problemas digestivos de origen neurológico.

También, la prunus africana (que crece en Africa y Madagascar) cuya corteza se emplea para tratar problemas de la próstata en países europeos o la harpagotphytum procumbens, exportada por Namibia y Suráfrica, conocida comogarra del diabloi , a la que le atribuyen beneficios en el tratamiento de artritis, colesterol y toxinas de la sangre.

La OMS considera que las nuevas directrices son un paso importante para asegurar la buena calidad de las medicinas naturales, así como garantizar el cultivo de nuevas generaciones.

El cultivo, la recolección y la clasificación de plantas correctos son vitales para asegurar calidad y seguridad de los productos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.