DESCUBREN CEMENTERIO PREÍNCA EN PACHACAMAC

DESCUBREN CEMENTERIO PREÍNCA EN PACHACAMAC

Es la ley de la arqueología: en la última semana se hacen los hallazgos importantes . El doctor Peter Eeckhout, arqueólogo belga que lidera el Proyecto Ychsma, está tan familiarizado con los azares de su labor que sus palabras suenan pesimistas. Poco antes de terminar sus investigaciones en el sitio monumental de Pachacamac, él y su equipo dieron con un cementerio prehispánico.

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

"Es la ley de la arqueología: en la última semana se hacen los hallazgos importantes". El doctor Peter Eeckhout, arqueólogo belga que lidera el Proyecto Ychsma, está tan familiarizado con los azares de su labor que sus palabras suenan pesimistas. Poco antes de terminar sus investigaciones en el sitio monumental de Pachacamac, él y su equipo dieron con un cementerio prehispánico.

El experto informó que las excavaciones -de una profundidad de dos metros muy cercanas a la base de la segunda muralla del complejo inca- hicieron posible el descubrimiento de gran cantidad de huesos y cráneos humanos, los cuales pertenecerían, según estudios preliminares, a los periodos Horizonte Medio (600-1000 d.C.) e Intermedio Tardío (1000-1476 d.C.) .

Para Eeckhout, el cementerio prehispánico fue tan popular en su época que, conforme sucedían los periodos históricos, los espacios de las tumbas se rellenaban para recibir nuevos muertos.

El equipo, que trabaja gracias a un convenio de cooperación científica, exploró el interior de la segunda muralla de Pachacamac, constituida, en su mayor parte, por pirámides con rampa y sistemas de calles.

"Se creía que, a causa de la guaquería, el lugar había sido saqueado en su totalidad -señala Eeckhout-. Sin embargo, lo descubierto pertenece al campo sagrado que pensábamos finalizaba con el muro, pero que en realidad continuaba, incluso fuera del propio recinto sagrado".

Gracias a los adelantos tecnológicos aplicados a la arqueología (proceso de fechados, estudios genéticos, entre otros), el equipo tiene planeado identificar con precisión el origen de los restos, y, por supuesto, continuar con la exploración del sitio.

"Recién estamos empezando a descubrir este cementerio, es probable que lo encontrado sea solo la parte superficial del mismo", añade el estudioso.

A su regreso a Lima, en febrero próximo, Eeckhout y su equipo esperan finalizar la maqueta virtual del sitio arqueológico, que presentarán oficialmente al término de sus actividades en el 2007.

El hallazgo, ubicado 30 kilómetros al sur de Lima, tiene como base una exploración del territorio hecha a fines del siglo XIX por el arqueólogo Max Uhle, la cual desarrolló el actual cuadro cronológico del Perú Antiguo.

Evidencias.

Además del cementerio, el equipo Ychsma descubrió tres cuerpos que habían sido víctimas de sacrificios. Se trata de los restos de un hombre de 35 años, con fracturas en el cráneo y el de dos niños, de dos y doce años. La posición del primero, con una de sus manos sobresaliendo dramáticamente del fardo mortuorio, indica que habría sido enterrado vivo. El cráneo del segundo parece haber sido violentado por un Tumi de bronce. "Los incas sí practicaron sacrificios humanos. Lo que ocurre es que hay pocas evidencias arqueológicas, exceptuando las momias de los nevados andinos", comentó el arqueólogo Peter Eeckhout.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.