MELUK LE CUENTA...

MELUK LE CUENTA...

Llevo 72 horas de risa sin parar. Me duele el estómago, tengo las mejillas entumidas y con calambres, la lengua. Debo agradecer tanta felicidad a muchos colegas de Medellín, especialmente a mis buenos amigos de Antena Dos (espero que lo sigan siendo después de estas líneas), Papo Díaz y Arley Cardona.

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Llevo 72 horas de risa sin parar. Me duele el estómago, tengo las mejillas entumidas y con calambres, la lengua. Debo agradecer tanta felicidad a muchos colegas de Medellín, especialmente a mis buenos amigos de Antena Dos (espero que lo sigan siendo después de estas líneas), Papo Díaz y Arley Cardona.

Ellos, entre otros, aseguraron que la goleada del Poderoso DIM, el jueves pasado sobre el Once Caldas, no fue por el cansancio de los manizaleños que, 24 horas antes, se rompieron el alma para no perder con Santos, en Brasil, en la Copa Libertadores. El 4-0 no ocurrió porque volaron cinco horas hasta Bogotá, por la espera de hora y media en el aeropuerto, por el trasbordo para subirse a otro avión que los dejó en Rionegro y por los 45 minutos en bus hasta Medellín antes de bajarse en el camerino y ponerse los guayos. Papo y Arley dijeron que la goleada fue por la "exuberante presentación futbolística del Medellín". Están para el Festival del humor !.

No voy a condenar al DIM porque no aplazó el partido. Tampoco voy a defender al Caldas, como si fuera la pobre viejecita. Medellín no tiene por qué ser solidario en un país de indolentes. Y sacó provecho. Muy colombianos. Y Caldas es culpable de su suerte por no imponer, en las asambleas de la Dimayor, la tesis de no cruzar los calendarios internaciones con el del campeonato local. El presidente del Caldas, Jairo Quintero, me juró que esa reglamentación sí se aprobó hace un tiempo por iniciativa del Nacional, y aseguró que Luis Bedoya, presidente de la Dimayor, disgustado, le contestó que ese aplazamiento era de un día. Plop!.

Es insólito que no haya una norma clara que evite estos exabruptos. Lo peor es que llevamos años reclamándola. Es absurdo lo que pasa en Colombia. Hoy le tocó al Caldas sufrir esa falta de previsión mínima que le puede costar el título. Mañana puede que le toque al Medellín. Al fin y al cabo, con tanta "exuberancia futbolística" y con esa ventaja que alcanzó no sería raro que volviera a ser campeón, el mejor de Colombia, como lo fue en diciembre del 2002, vuelva a una Libertadores y tenga que pedir que le aplacen un partidito de la semifinal local...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.