REELECCIÓN PONE A PRUEBA A LIBERALES

REELECCIÓN PONE A PRUEBA A LIBERALES

Las sanciones políticas y las acusaciones disciplinarias contra un grupo de senadores liberales -anunciadas esta semana- debilitan o fortalecen a ese partido? Se quedará el liberalismo en manos de los coroneles? Es una pugna generacional? Aguantará esta Dirección Nacional Liberal (DNL) un año más?

23 de mayo 2004 , 12:00 a.m.

Las sanciones políticas y las acusaciones disciplinarias contra un grupo de senadores liberales -anunciadas esta semana- debilitan o fortalecen a ese partido? Se quedará el liberalismo en manos de los coroneles? Es una pugna generacional? Aguantará esta Dirección Nacional Liberal (DNL) un año más?.

Esas preguntas surgieron después de que la DNL les quitó la vocería del partido a los senadores Luis Guillermo Vélez y José Renán Trujillo, en temas claves como el Tratado de Libre Comercio y el Acuerdo Humanitario.

Además, la DNL le pidió al Tribunal Disciplinario que investigue a esos dos senadores y a otros siete: Víctor Renán Barco, Aurelio Iragorri, Alvaro Araújo, María Isabel Mejía, Piedad Zucardi, Flor Gnecco y Manuel Díaz.

Todo se debió al proyecto de reelección presidencial inmediata, un tema que polariza al país y está poniendo a prueba al partido.

Aunque hace tres semanas una junta de 58 parlamentarios liberales decidió, por amplia mayoría, votar contra la reelección, días después los nueve senadores que hoy están en el ojo del huracán la apoyaron. Y eso encendió los ánimos.

Es la primera vez, desde cuando se aprobaron los nuevos estatutos en el 2002, que la DNL acude a esas medidas. Aún no se sabe qué decidirá el Tribunal Disciplinario, que puede amonestar, suspender o cancelar afiliaciones.

Luis Guillermo Vélez dice que él actuó dentro de la cooperación constructiva con independencia crítica frente al Gobierno, que aprobó el Congreso Liberal. Y acusa a la DNL de haberse ido a la oposición.

Varios, como el ex ministro Juan Manuel Santos, están de acuerdo con que el partido se organice, pero dicen que no se puede "imponer disciplina de la noche a la mañana".

"Había que empezar a aplicar los estatutos", responde el senador Juan Fernando Cristo, mientras que el presidente de la DNL, Camilo Sánchez, reitera que "aquí no hay intocables".

Y Cristo, que también es de la DNL, admite que hay muchos senadores "liberales en provincia, pero uribistas en Bogotá".

Desde marzo del 2002, varios congresistas elegidos con el aval del Partido Liberal se han pasado al uribismo, entre ellos 12 senadores.

Para el ex fiscal Alfonso Gómez Méndez, todo se debe al "clientelismo que ha hecho el Presidente a nombre del anticlientelismo". Y el senador Rodrigo Rivera sostiene que "si Uribe resuelve manejar las cosas así, no hay partido que resista".

Mientras tanto, crecen los rumores de que un grupo de congresistas quiere convocar un congreso extraordinario liberal para cambiar la DNL.

Por ahora, lo único claro es que los congresistas liberales están divididos no solo frente al Gobierno y la reelección, sino también frente a la DNL.

Y mientras Sánchez dice que prefiere 60 legisladores disciplinados, otros se preguntan qué pasará en los próximos meses.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.